EMOLTV

Argentina sale a rematar el Mundial de vóleibol

El conjunto local enfrentará a Francia en busca de una de las semifinales, donde, en caso de triunfar, deberá jugar con el vencedor del duelo entre Rusia y Grecia.

08 de Octubre de 2002 | 18:11 | ANSA
BUENOS AIRES.- El clásico entre el favorito Brasil y el tricampeón Italia y el duelo entre las revelaciones Argentina y Francia sobresalen en los cuartos de final de mañana del XV Campeonato Mundial de vóleibol masculino.

Brasil e Italia se enfrentarán a partir de las 18.30 locales (17.30 en Chile) en el Estadio Orfeo, de Córdoba, 800 km al noroeste de Buenos Aires, luego del choque Yugoslavia-Portugal, para definir la primera semifinal del certamen.

La segunda semifinal se definirá en el Luna Park, de Buenos Aires, donde a las 18.30 (17.30 en Chile) jugarán Rusia-Grecia y, posteriormente, Argentina-Francia, ante una multitud de 9.000 personas que agotó en tres horas los últimos boletos disponibles.

"Ahora vamos por la hazaña", afirmó Carlos Getzelevich, DT de Argentina, que inició el Mundial en medio de fuertes dudas, pero sumó seis triunfos seguidos y creció notablemente su nivel tras sus últimas victorias ante Bulgaria e Italia.

"Hubiera preferido no cruzarme con la Argentina por toda la presión que hay en el Luna Park", aceptó a su vez el DT de Francia, Philippe Biain, en referencia al apoyo ruidoso e incesante que recibe el equipo local.

El presidente de la Federación Internacional de Vóleibol (FIVB), el mexicano Rubén Acosta, duramente enfrentado con el titular de la Federación Argentina y organizador del Mundial, Mario Goijman, rechazó protestas de algunas delegaciones y calificó de "excelente" los arbitrajes del torneo.

"El arbitraje ha estado muy bien, yo creo que excelente. Lo que sucede es que el campeonato es muy competitivo y muchos están desbordados de adrenalina", dijo Acosta, quien agregó que los triunfos ante Bulgaria e Italia ratificaron el poderío de Argentina.

Los trasandinos contarán con su capitán Marcos Milinkovic, segundo máximo anotador del Mundial, con 136 tantos en seis cotejos, sólo tres menos que el búlgaro Vladimir Nikolov, cuya selección ya fue eliminada.

El vóleibol argentino, que hace veinte años exactos también fue sede de un Mundial en el que su selección terminó tercera, vive estos días en Buenos Aires una euforia similar a la que se registró este año primero con el Mundial de básquetbol (Argentina fue finalista) y luego con el tenis, pese a la derrota ante Rusia en una tensa semifinal de Copa Davis jugada en Moscú.

El optimismo argentino se fortaleció tras la definición de las llaves de cuartos de final, con los rivales más peligrosos ubicados en el otro grupo: pues el duelo Italia-Brasil aparece, según muchos, como una final anticipada, mientras que Yugoslavia, afirman los críticos, ha sido la selección más regular y poderosa en lo que va del Mundial.

Pero Francia, rival de mañana, exhibió un juego con mucha sustancia a lo largo del mundial y creció con victorias valiosas sobre Holanda, Rusia y Bulgaria, entre otras, en una formación en la que sobresale Frantz Granvorka.

En Córdoba, a su vez, el técnico de Brasil, Bernardinho, afirmó que "nunca jugamos un partido de cuartos de final de Mundial tan difícil" como el de mañana, donde Italia deberá ganar sí o sí si desea retener su corona.

Bernardinho recordó que Italia "por tradición, siempre llega bien a los tramos finales" y agregó que, aún cuando no pueda jugar Samuele Pappi, lesionado ante Bulgaria en segunda ronda, los europeos serán "un rival temible".

Sin embargo, el técnico admitió que se sintió más aliviado al evitar un enfrentamiento en cuartos frente al local Argentina.