EMOLTV

Los mandamientos anti Ferrari de la FIA

La revista inglesa "Autosport" reveló las reformas que propone la Federación Internacional de Automovilismo para mejorar el espectáculo y bajar los costos del máximo circo tuerca.

10 de Octubre de 2002 | 12:46 | DPA
LONDRES.- Las "explosivas" propuestas de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para reformar la Fórmula 1 salieron hoy a la luz en toda su extensión gracias a la revista británica "Autosport", que publicó completo el dossier enviado a los equipos y que ha abierto un intenso debate.

Los "nueve mandamientos anti Ferrari" del presidente de la FIA, Max Mosley, se dividen en dos partes: aquellos que buscan la mejora del espectáculo y los que pretenden reducir los costos del deporte más caro del mundo. Además de las propuestas, el organismo rector explica en el dossier qué objetivo busca con sus ideas.

La primera medida que trascendió y sin duda la que más polémica levantó fue la de lastrar con un kilo el coche de un piloto por cada punto que obtenga en el Mundial. "Añadiría interés y haría el campeonato mucho más interesante, porque aseguraría que cualquier combinación de coche y piloto sería progresivamente más lento en relación con bólidos menos exitosos".

La FIA propone el sobrepeso como alternativa a otra complicada propuesta reflejada en el mismo documento, según la cual los pilotos conducirían un monoplaza distinto en cada Gran Premio. Ello requeriría que los conductores no tuvieran contratos con los equipos, sino que fueran elegidos por la propia FIA y recibiesen un sueldo fijo de un fondo común al que se añadirían extras según cada punto o cada título conseguido.

Otras dos propuestas completan el paquete de medidas destinados a devolver la emoción el Mundial de Fórmula:

La calificación para un Gran Premio (actualmente una hora el sábado) se dividiría en cuatro sesiones de media hora entre viernes y sábado. Los tiempos se sumarían "lo que aseguraría que todo el mundo corre el viernes. Además daría a la prensa más de lo qué escribir en los diarios de los sábados".

Igualmente, se permitiría a los fabricantes de neumáticos suministrar a cada escudería gomas específicamente diseñadas para ellos, aunque se mantendría el límite de dos tipos de neumáticos por cada fin de semana: "Esto reducirá la desventaja de los equipos que deben compartir compañía con otros frente a los que no". Otra medida "anti Ferrari", que disfruta en exclusiva del trabajo de Bridgestone, mientras Williams y McLaren se pelean porque Michelin se centre en ellos.

El carácter revolucionario de las propuestas se reduce en el apartado de reducir costos, puesto que se trata de una ampliación de las ideas ya expresadas o aplicadas por la FIA con anterioridad.

Así, si en 2000 se prohibieron los ensayos desde el final de la temporada hasta el comienzo del año siguiente, ahora se propone que a lo largo de temporada los tests se reduzcan a doce días.

El sexto punto del dossier habla de adelantar a 2003 la obligatoriedad de que cada coche sólo pueda usar un motor a lo largo de cada fin de semana de Gran Premio. En 2004 sería un motor cada cuatro carreras y en 2005 uno cada ocho.

Los tres últimos "mandamientos" son también cambios técnicos: obligar a usar una misma de caja de cambios para un número aún por determinar de grandes premios; limitar a dos el número de paquetes aerodinámicos que podrán usar los equipos en una temporada; y obligar a que todos los equipos usen las mismas piezas y componentes en elementos como las Unidades de Control Eléctrico, los frenos y el lastre.