EMOLTV

González, el caballo inglés

El tenista chileno tuvo un comienzo arrollador ante el español Carlos Moyá, pero luego se enfrascó en pegar "palos" y discutir algunas decisiones de los jueces y terminó perdiendo tras dos definiciones en "tie break".

15 de Octubre de 2002 | 15:29 | Arturo León Díaz, El Mercurio Internet
SANTIAGO/MADRID.- Tras el comienzo arrollador, todo hacía pensar que Fernando González (20° de la ATP) daría fácil cuenta del español Carlos Moyá (11°). Pero el chileno no tuvo la concentración suficiente ni el fuelle físico necesario para dar vuelta la cuenta y terminó cediendo el partido por la segunda ronda del Masters Series de Madrid por 6-2, 6-7(4) y 6-7(4).

No era fácil el match ante el mallorquín, y no lo fue, pese al inicio que más tarde se convirtió en un espejismo. González hizo todo bien al comienzo, con un servicio que poco a poco fue entrando en el rectángulo y manteniendo la potencia caracterísitca del chileno; una rapidez de piernas que ya se quisiera un atleta del rekortán y una derecha que nunca dejó jugar tranquilo a Moyá.

Producto de eso fue que González quebró en dos oportunidades el saque del español y triunfó por 6-2 en la primera manga. Pero el local no se amilanó y lejos de entregarse, sacó a relucir todo el tenis que lo tiene encumbrado en lo alto del ránking mundial.

¿Y González? Juego a juego fue desapareciendo, enmarañándose en su afán por liquidar los puntos a puros palos y discutiendo algunas decisiones arbitrales que más allá de reportarle algún beneficio, le sacaron del partido. No obstante, con la cuenta 6-5 y con Moyá al servicio, el chileno tuvo un punto de partido, mas el mallorquín sacó bien y recuperó su temple para llegar a la definición que hizo suya con relativa facilidad tras un par de mini quiebres.

La última manga parecía sellar la recuperación de Moyá. El español llegó a estar 5-2, pero González sacó fuerzas de su cansancio e igualó la cuenta a cinco. Así llegaron al tie break y los "palos" (de ciego) de González se fueron cada vez más afuera y terminaron sepultándolo.

En octavos de final, Carlos Moyá enfrentará al ganador del partido que animarán este miércoles su compatriota Tommy Robredo y el checo Jiri Novak.

Le faltó tranquilidad a González, y dominar su fuerza física para dar vuelta la cuenta y hacer valer su juego. Pero de todo se aprende.