EMOLTV

Hewitt sigue siendo el Maestro

Por segundo año consecutivo, el tenista australiano ganó el título del Masters masculino de tenias, que este año se disputo e Shanghai, al derrotar en un disputado partido al español Juan Carlos Ferrero en 5 sets, por 7-5, 7-5, 2-6, 2-6 y 6-4.

17 de Noviembre de 2002 | 08:52 | DPA
SHANGHAI.- El australiano Lleyton Hewitt conquistó hoy por segundo año consecutivo el Masters de tenis masculino al derrotar en la final de Shanghai al español Juan Carlos Ferrero por 7-5, 7-5, 2-6, 2-6 y 6-4 tras una épica batalla de incierto resultado hasta el final.

Un globo del australiano que superó limpiamente al español puso punto final al encuentro de tres horas y 52 minutos de duración y convirtió a Hewitt en el primer hombre que gana el Masters dos años consecutivos desde que el estadounidense Pete Sampras lo hiciera en 1996 y 1997.

"Es maravilloso terminar el año de esta manera. No confié en la victoria hasta el último punto. Juan Carlos es un jugador muy fuerte, y sabía que debía luchar hasta el final", dijo Hewitt tras un triunfo que celebró cayendo de espaldas sobre la cancha.

Hewitt, de 21 años, cierra así un año en el que ganó Wimbledon por primera vez y termina la temporada, al igual que en 2001, como número uno del mundo.

La belga Kim Clijsters, novia de Hewitt, ganó el lunes el Masters femenino en Los Angeles, con lo que ambos se confirman como la pareja más exitosa del tenis mundial.

Ferrero, de 22 años, y que derrotó el sábado en semifinales a su compatriota Carlos Moyá, terminará el año como número cuatro del mundo.

"Estoy feliz porque empecé la semana un poco mal, perdiendo con Federer, y ahora perdí en la final 6-4 en el quinto set", explicó Ferrero a la conclusión del encuentro.

Hewitt tuvo hoy el control del partido durante los dos primeros sets, y todo parecía indicar que ganaría la final en tres sets.

Pero Ferrero se recuperó, quebró varias veces el servicio de su rival y mostró su mejor tenis durante el tercer y cuarto sets. Hewitt encontró un resquicio en el décimo juego del set final, al quebrar el servicio de Ferrero para llevarse el parcial por 6-4 tras el segundo match point y ganar el título.

El australiano, que minutos después de su triunfo habló con Clijsters desde la pista con su teléfono móvil, se llevó un premio de 1,4 millones de dólares y un auto, en tanto que Ferrero cobró 700.000 dólares.