EMOLTV

Policía ya toma providencias para Independiente-Boca

Cerca de mil 200 policías custodiarán el encuentro que podría definir al campeón del Apertura del fútbol argentino (si triunfa Independiente) o poner al rojo la definición a una fecha del final del campeonato (si gana Boca).

19 de Noviembre de 2002 | 09:10 | EFE
BUENOS AIRES.- La policía de la provincia de Buenos Aires prepara para el próximo domingo una rigurosa operación de seguridad alrededor del partido entre Independiente y Boca Juniors, en el que estará en juego buena parte del título de campeón del torneo Apertura del fútbol argentino.

Independiente, en baja en el último tramo de la competición, tiene tres puntos más que Boca Juniors cuando faltan dos jornadas para que termine el torneo, primero de la temporada 2002-2003.

"Trabajaremos del mismo modo en que todos los partidos "clásicos", en los que ocupamos a mil agentes, pero en este caso utilizaremos 1.200 en total, contando con todo tipo de fuerzas", indicó hoy el comisario Rafael Marino, de la unidad policial de Avellaneda, ciudad vecina a la capital del país.

Mario Gallina, responsable de la seguridad deportiva en el ámbito bonaerense, admitió que en las últimas semanas se han producido múltiples hechos de violencia que han puesto en riesgo la seguridad de miles de personas.

Uno de ellos ha sido el protagonizado por un aficionado que apuntaba a otro con un arma de fuego en los graderíos del estadio del Vélez Sarsfield mientras se disputaba el encuentro Banfield-Independiente, tras el cual la policía halló un revólver calibre 22 en unos de los baños del escenario deportivo.

La fotografía del hombre armado ha sido publicada hoy por la prensa y la policía investiga su identidad.

Gallina dijo que los últimos hechos violentos indican que "se avecina una próxima muerte" en un estadio y señaló a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) como culpable de la situación por no sancionar a los clubes cuyos hinchas provocan desórdenes.

Según el funcionario, "son alarmantes" las situaciones violentas ocurridas en los partidos de las divisiones de ascenso, en las cuales resultaron heridas alrededor de sesenta personas durante el pasado fin de semana.