EMOLTV

González sueña con ganar Roland Garros

El tenista chileno, que inició la pretemporada esta semana en Buenos Aires, sostuvo que el torneo tiene algo especial, "es único entre los del Grand Slam". También tuvo palabras de elogio para Marcelo Ríos: "Cuando veo que lo critican mucho en Chile, creo que se equivocan, pues él ha hecho mucho por el tenis chileno".

04 de Diciembre de 2002 | 16:39 | Reuters y El Mercurio Internet
LONDRES.- Los tenistas latinoamericanos están llegando cada vez con más fuerza a la élite mundial: en la pasada temporada alcanzaron 29 finales, de las cuales ganaron 13, mientras Argentina conquistó la Copa del Mundo de Dusseldorf.

En el año a punto de finalizar sobresalieron los argentinos Guillermo Cañas, David Nalbandian y Gastón Gaudio, entre otros jugadores de su país, mientras el brasileño Gustavo Kuerten y el chileno Marcelo Ríos salían de lesiones iniciando el retorno a sus mejores días, cuando fueron número uno del mundo.

Sin embargo, los especialistas consideran que en la nueva temporada de 2003 habrá que seguir de cerca al chileno Fernando González, quien ganó dos de tres finales en 2002 y los expertos lo califican como el mejor jugador surgido en la región desde que Kuerten ganó el primero de sus tres títulos en el Abierto de Francia, en 1997.

Los periodistas seguidores del tenis no quieren restar méritos a Cañas, quien ganó dos de cuatro finales en 2002, ni a Nalbandian, ganador también de dos torneos y finalista en Wimbledon, pero la opinión mayoritaria es que González está llamado a convertirse en el mejor tenista de la región.

González, de 22 años, posee un buen saque, le imprime mucha fuerza en sus lanzamientos y es luchador.

El santiaguino, quien es entrenado por el otrora estelar jugador argentino Horacio de la Peña, logró ascender más de 100 puestos en el ránking mundial en el 2002 para terminar el año en el lugar 17.

González ganó sus títulos del 2002 en la ciudad chilena de Viña del Mar y en la italiana de Palermo, fue finalista en el torneo de la ciudad suiza de Basilea, que ganó Nalbandian, y llegó a semifinales en el torneo de la Serie Masters de Cincinnati, competencia en la que derrotó a su ídolo de la infancia, el veterano estadounidense Pete Sampras.

Jugador muy versátil

A diferencia de Marcelo Ríos, quien es más ortodoxo en su juego, el nuevo astro chileno es capaz de enviar pelotazos a todos los ángulos de la cancha.

"Al principio sólo jugaba en canchas de arcilla. Yo vivía cerca de un club y siempre había otros jugadores que tocaban a la puerta de mi casa y me pedían jugar con ellos. Fue así que poco a poco me fui haciendo de un estilo agresivo porque cada encuentro con aquellos jugadores, la mayoría más experimentados que yo, era una final para mí", afirmó González.

"Algunos de ellos incluso eran veteranos que lanzaban la pelota alta y sin mucha fuerza y a mí me desesperaba por lo que le pegaba a la pelota lo más fuerte posible para terminar de ganar el punto más rápido", agregó.

"Creo que eso explica mi estilo agresivo de hoy día. Lo más importante para mí es tratar de adaptarme a todas las superficies, pues para llegar a la élite debes tratar de jugar bien en todos los tipos de canchas", destacó González.

Aunque Ríos no ha podido llegar a ser lo que era y durante este año sólo tuvo destellos de su antigua forma, González siente mucho respeto por su compatriota.

"Necesita trabajar, pero si él se lo propone puede llegar de nuevo a los primeros planos", precisó González.

"Cuando él era el número uno del mundo, jugamos juntos en el equipo chileno de Copa Davis y fue una gran motivación para mí jugar junto a él", aclaró.

"Cuando veo que lo critican mucho en Chile, creo que se equivocan, pues él ha hecho mucho por el tenis chileno y los periódicos lo quieren crucificar sólo por perder un partido", añadió González.

Sueña en francés

González, quien se declara hincha del fútbol, sueña con ganar algún día el Abierto de Francia, un torneo que ya conquistó en categoría juvenil en 1998, tras vencer al español Juan Carlos Ferrero.

"Creo que Roland Garros es único entre los torneos de Grand Slam, tiene algo especial", expresó González, cuya hermana Patricia juega también al tenis, a nivel universitario en Miami.

González sabe que debe trabajar mucho para lograr esa meta y destacó que la hornada de nuevos tenistas latinoamericanos, lejos de ser un freno, es un aliciente para seguir adelante.

"En los últimos dos años hemos crecido mucho. La mayoría de los tenistas latinoamericanos que estamos destacando somos muy jóvenes y podríamos mantenernos jugando bien durante años. Eso es bueno para nuestros países", manifestó González.

Tras un descanso de fin de año, González regresó esta semana a los entrenamientos fuertes para encarar la nueva temporada. Lo hizo en Buenos Aires, junto a De la Peña y el preparador físico Fernando Fiedczuk, quien reemplazó a Fernando Cao.

"Será un año difícil, pues tengo puntos por defender para mantener mi lugar en el escalafón. Pero yo amo el tenis y también los retos, y es por eso que voy a encarar el 2003 con mucho brío", recalcó.