EMOLTV

Primera corona mundial para las "Leonas" argentinas

Era la primera vez también que la Copa Mundial se decidía por "muerte súbita". Con el marcador equilibrado en 1-1 (Inés Arrondo para las argentinas a los 5 minutos y Ageeth Boomgaardt para las holandesas a los 69) al cabo del tiempo reglamentario y la prolongación, comenzó entonces la definición por penales.

08 de Diciembre de 2002 | 11:36 | AFP
PERTH, Australia.- Las "Leonas" argentinas se coronaron por primera vez campeonas mundiales de hockey sobre césped, al imponerse este domingo frente a Holanda en una larga y angustiosa definición por tiros penales.

Era la primera vez también que la Copa Mundial se decidía por "muerte súbita". Con el marcador equilibrado en 1-1 (Inés Arrondo para las argentinas a los 5 minutos y Ageeth Boomgaardt para las holandesas a los 69) al cabo del tiempo reglamentario y la prolongación, comenzó entonces la definición por penales.

Pero tras la primera tanda de cinco seguía el empate (uno anotado por cada lado), por lo que los siguientes tiros entraban en la categoría de "muerte súbita". Con el marcador en 4-3 y el turno para Holanda, Fátima Moreira de Melo estrelló su remate contra el poste izquierdo y fue el "rugido" de alegría de las "Leonas".

El presidente del COI (Comité Olímpico Internacional), el belga Jacques Rogge, fue quien entregó la primera medalla de oro a las argentinas, que en su historial contaban hasta hoy con cuatro preseas de plata: tres en Copas Mundiales y una en los Juegos Olímpicos Sydney-2000.

"Me siento muy emocionado. Estoy contento y cansado al mismo tiempo, pero cansado con alegría", comentó con evidente felicidad el entrenador argentino, Sergio Vigil. "Sabía que todavía podíamos ganar cuando Holanda anotó su gol, porque confío en la habilidad y la velocidad de mi equipo", afirmó.

El seleccionador de Holanda por su parte, expresó su decepción porque hacia el final del partido sus discípulas habían dominado a las favoritas argentinas, que terminaron el Mundial invictas.

La selección argentina había derrotado también a Holanda (3-2) en la final del Trofeo de Campeones 2001, el 25 de agosto en la ciudad neerlandesa de Amstelveen.

"Estamos tristes porque estuvimos muy cerca, pero nos faltó fuerza", admitió el entrenador Marc Lammers. "Aunque jugamos mejor en el segundo tiempo, no supimos aprovechar los córners penales, incluidos dos en la prolongación".

Para la argentina Luciana Aymar, distinguida como la mejor jugadora del torneo, su premio fue un tributo a todo el equipo. "En Argentina hay gente que se muere de hambre y si ganar este campeonato les aporta un poco de alegría, entonces vale la pena", sostuvo.

"El premio es para todo el equipo, ya que todo el equipo pelea por lo mismo y esto incluye a las jugadoras, al entrenador, a sus asistentes y a todos los que ayudan a la selección", agregó la "Leona" Aymar.

Argentina empezó el partido con mucho ímpetu ofensivo. A los cinco minutos, Luciana Aymar tomó una pelota suelta en el centro del campo, superó a la defensa holandesa y penetró en el círculo, desde donde envió hacia la derecha a Inés Arrondo, quien remató al arco con un tiro que pasó por debajo de la arquera Clarinde Sinnige, que se zambullía en un intento de bloquear.

La defensa argentina se mantuvo firme e impenetrable durante la primera mitad y sus rivales no encontraron la forma de contrarrestar el mejor control de la pelota y juego posicional de las sudamericanas a lo largo de la mayor parte del encuentro.

Pero en los últimos diez minutos las holandesas aplicaron una creciente presión sobre las argentinas, lo que les permitió ganar posiciones en el sector defensivo rival y obtener la oportunidad de un córner penal, pero Ageeth Boomgaardt remató desviado.

A tres minutos del final, Lammers puso a Maartje Scheepstra como centro delantera y enseguida la capitana Mijntje Donners forzó un nuevo córner penal.

Esta vez el disparo de Boomgaardt rebotó por debajo del guante derecho de Mariela Antoniska para entrar cerca del poste.

Las holandesas fallaron otro córner penal en los últimos segundos y el partido fue a la prolongación.

En esos 15 minutos las holandesas tuvieron las mejores oportunidades: Mercedes Margalot rechazó en la línea un remate de Boomgardt a los 3 minutos y Mariela Antoniska detuvo un tiro alto, a los 12, de la misma Boomgardt.

De los cinco primeros tiros penales para romper el empate, sólo acertaron uno de cada lado. Se pasó entonces a la "muerte súbita", que terminó cuando de Melo falló su tiro.

Por su parte, China --que ganó el Trofeo de Campeones en agosto pasado en Macao-- se llevó la medalla de bronce al derrotar por 2-0 a Australia, que había ganado el oro olímpico en Sydney-2000 y la Copa Mundial en 1998.