EMOLTV

Campeones derrotados en el final del fútbol argentino

El pentacampeón de la Libertadores Boca Juniors, cayó con alineación juvenil por 2-7 frente a Rosario Central, mientras que River Plate celebró su título del Clausura con una derrota por 1-3 ante Racing Club, con un gol de Milovan Mirosevic.

06 de Julio de 2003 | 19:55 | ANSA
BUENOS AIRES.- Boca Juniors, flamante pentacampeón de la Copa Libertadores de América, pero que presentó una formación juvenil, sufrió una humillante goleada de 7-2 ante Rosario Central, mientras que el campeón local River Plate perdió también 3-1 frente a Racing Club.

Los dos equipos más populares del fútbol argentino celebraron así sus respectivos títulos en medio de duras e inesperadas derrotas, al jugarse hoy la 19a y última fecha del Torneo Clausura.

River, que ganó el título el domingo pasado al vencer 2-0 a Olimpo, realizó los primeros festejos antes del cotejo y los prolongó luego, pero jugó un pobre partido en el medio y fue derrotado claramente por Racing Club, que ganó 3-1.

Sebastián Romero a los 26’, Martín Vitali a los 42’ y el chileno Milovan Mirosevic a los 73’ marcaron los goles de Racing, mientras que el juvenil artillero Fernando Cavenaghi descontó a los 62’ para River.

El campeón, dirigido por el DT chileno Manuel Pellegrini, vivió un emotivo inicio de partido, pues a los 10’ salió del campo Leonardo Astrada, quien se retiró definitivamente como jugador, tras más de 400 partidos y 12 títulos en el club.

Todos sus compañeros, y por supuesto él mismo, habían ingresado al campo con inscripciones en sus camisetas pidiendo la liberación del padre del jugador, que se encuentra secuestrado desde hace más de una semana.

Además de Astrada, también jugaron su último partido en River el zaguero Martín Demichelis (trasferido a Bayern Munich por 5,6 millones de dólares), el atacante Esteban Fuertes y el arquero José Buljubasich, a quienes podría sumarse el crack del equipo, Andrés D’Alessandro, quien iría por 9 millones de euros al Wolfsburgo de Alemania.

El River de Pellegrini no logró llegar a los 46 puntos y convertirse en uno de los equipos más efectivos desde que los campeonatos argentinos se juegan a una sola rueda. La marca récord es de San Lorenzo en el Clausura 2001, dirigido paradójicamente por el propio Pellegrini.

Peor la pasó Boca, cuya formación de emergencia, integrada por jugadores de cuarta y quinta división, sufrió una insólita goleada ante Rosario Central, una de las revelaciones del torneo, que logró un boleto a la Copa Libertadores de América.

Boca, que ni siquiera fue dirigido por el DT Carlos Bianchi, fue humillado por un Rosario que tuvo como gran figura a Luciano Figueroa, autor hoy de cinco goles, que lo consagraron como máximo artillero del torneo, con 17 tantos, dos más que Roberto Nanni, de Vélez Sarsfield.

Boca decidió presentar un equipo juvenil después de que la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), por razones de seguridad, le prohibió adelantar el horario de su partido en Rosario.

Mientras los juveniles sufrían una dura derrota en Rosario, los campeones de la Libertadores celebraban al mismo tiempo la conquista de la Libertadores en la Bombonera de Buenos Aires, ante unas 35 mil personas que vivaron a sus ídolos e ignoraron las noticias sobre la goleada de Rosario.

El festejo simultáneo de River y Boca estuvo precedido de duros cruces y burlas entre jugadores y fanáticos de ambos equipos, clásicos rivales del fútbol argentino, a raíz de sus respectivos títulos.

River es el máximo campeón argentino (31 títulos contra 19 de Boca), pero sólo ha ganado dos Copas Libertadores, contra cinco títulos de los auriazules, tres de ellos obtenidos bajo la conducción del DT Carlos Bianchi, hoy ovacionado en La Bombonera.

El Torneo registró los descensos de categoría de Unión y Huracán, mientras que Nueva Chicago y Talleres deberán enfrentarse contra dos rivales del ascenso para definir si permanecen o no en Primera División.