Nueva biografía revela un Senna más humano, fanático y desconfiado

El periodista brasileño Ernesto Rodríguez demoró dos años para escribir "Ayrton, el héroe revelado".

10 de Abril de 2004 | 14:18 | EFE
RÍO DE JANEIRO.- El lado más humano y desconocido de un mito del automovilismo, Ayrton Senna, revela a un fanático que sólo pensaba en autos, pero que tenía tiempo para una vida amorosa agitada, opuesta a los rumores que sobre su sexualidad sembraron su compatriota Nelson Piquet y el francés Alain Prost.

La biografía "Ayrton, o Herói Revelado" ("Ayrton, el héroe revelado"), que llega a las librerías esta semana, trata asuntos inquietantes de la vida del triple campeón del mundo, que murió el 1 de mayo de 1994 al colisionar su monoplaza Williams a 300 kilómetros por hora en la curva Tamburello, del circuito italiano de Imola.

Además aporta hechos que hacen entender que Senna era de este mundo: no le gustaba leer, se irritaba si permanecía mucho tiempo sentado, salvo dentro de su bólido. Era muy desconfiado, cuando viajaba no se interesaba por exposiciones o conciertos. No apreciaba vinos, pero bebía para emborracharse cuando estaba eufórico o deprimido.

Para elaborar la biografía el periodista brasileño Ernesto Rodríguez tardó dos años y entrevistó a 213 personas en Brasil, Argentina, Inglaterra, Italia, Francia, Portugal y Japón, informa hoy en su edición electrónica el semanario Veja.

El libro concluye tras cotejar varios testimonios que el estilo osado de conducir y la obsesión por superar los límites llevaron al campeón mundial de 1988, 1990 y 1991 a actuar con deslealtad.

En particular alude al choque que sacó a Alain Prost de la lucha decisiva por el Campeonato Mundial de 1990, en la ciudad japonesa de Suzuka, y concluye que la maniobra del brasileño, a 250 kilómetros por hora, fue premeditada.

La vida sentimental con cinco mujeres, entre ellas la presentadora de televisión Xuxa, muestran a un hombre romántico que decepcionó profundamente y fue decepcionado.

A Lilian Vasconcellos, con quien se casó en 1981, cuando él tenía 21 años y ella 19, la relación de ocho meses le dejó la imagen de un hombre cariñoso pero más preocupado con su carrera y al que la noticia de que iba a ser padre no le conmovió.

Lilian relata que la víspera de las carreras Senna dormía en otra cama, para no ceder a las tentaciones de la libido.

Xuxa, de quien se hizo novio a finales de 1988, le decepcionó un día en Nueva York, cuando él, sin previo aviso, se presentó en la casa donde estaba hospedada disfrazado de Papa Noel. La rubia, sin dar explicaciones, no le dejó entrar.

Tras la ruptura, hablaban por teléfono pero él quedaba deprimido.

Para muchos adversarios de Senna en las pistas, esta y las otras relaciones pretendían ocultar al público que era homosexual.

Los rumores, según el autor, arreciaron a finales de 1986 cuando Senna contrató como secretario particular a Américo Jacoto Júnior, amigo de la infancia, que además era su masajista y piloto particular.

Para entonces, en el mundillo de la Fórmula Uno llamaba la atención que el piloto, obsesionado con la búsqueda de soluciones para su auto, prohibiera la presencia de mujeres en los boxes.

Según Ernesto Rodríguez, la presión se hizo tan fuerte que el padre de Ayrton, Milton da Silva, le pidió destituir a Jacoto, lo que ocurrió a finales de 1987.

Insinúa la biografía que el piloto, con la complicidad del director de McLaren, Ron Denis, fingió peleas constantes para obtener más premios por prueba puntuable.

En 1993 Senna exigía el pago de un millón de dólares adicionales por cada carrera que ganara y, a través de la prensa, amenazaba a Denis con la retirada.

Al final, la multinacional de tabaco que patrocinaba a McLaren aceptó las condiciones.

La víspera de la carrera fatal, Senna recibió de su hermano, Leonardo, lo que, según el autor, contribuiría a afectar su estado emocional.

El 29 de abril Senna fue testigo del accidente en Imola de su compatriota Rubens Barrichello. Y al día siguiente asistió a la muerte de su colega, el austríaco Roland Ratzenberger.

Horas después Senna recibió una grabación en la que su novia, Adriane Galisteu, hablaba por teléfono con un antiguo amor.

La misma noche, el piloto le habría dicho que tendrían una conversación seria después de la carrera de Imola.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores