Fernando Carvallo, el amuleto de Unión Española

El actual técnico de los hispanos participó como jugador en el título de Unión Española en 1973, que acabó con 22 años de sequía. Ahora, sentado en la banca, espera terminar ante Cobreloa con otra espera aún más larga.

13 de Diciembre de 2004 | 15:21 | Felipe Vásquez, El Mercurio en Internet

Carvallo, en sus tiempos de jugador en Unión.
SANTIAGO.- El nombre de Fernando Carvallo es símbolo de ilusión para los hinchas de Unión Española. En 1973, como jugador, estuvo presente en el plantel que rompió una larga sequía de títulos en el club hispano. Ahora, sentado en la banca, buscará frente a Cobreloa terminar con otros 27 años sin dar una vuelta olímpica.

La oncena roja ganó sus primeras estrellas en 1943 y 1951, pero tras esos tempranos logros durmió por años antes de volver a levantar un trofeo. Entrada la década del '70, lejos ya aparecían los goles de Luis Machuca, las atajadas de Hernán Fernández y la entrega de Atilio Cremaschi, pilares en las primeras jornadas de gloria de Unión.

Fue en 1973, veintidós años después de su última conquista, cuando el equipo entonces adiestrado por Luis Santibáñez terminó la espera. Y de qué forma, con un rendimiento impecable (80%), 22 triunfos, 11 empates y sólo una derrota en todo el campeonato. En ese plantel destacaba Guillermo Yávar, máximo goleador del torneo con 21 tantos, además de Honorino Landa, Jorge Toro, Leopoldo Vallejos y el propio Carvallo. Con ellos se comenzó a escribir el periodo más rico en la historia de Unión Española.

El actual DT de los hispanos no alcanzó a terminar la temporada '73 en el club, ya que tras un amistoso disputado en agosto frente al Cádiz, el equipo de la segunda división española se decidió a ficharlo, maravillado por su buen juego y el gol de tiro libre que les encajó en la victoria por 3-2.

La década dorada continuó en 1975, no sólo con la consecusión del título local, sino que además con el recordado subcampeonato en la Copa Libertadores. El zaguero Mario Soto afirmaba la defensa y Jorge Américo Spedaletti ponía el talento de mitad hacia arriba, en un equipo donde también lucían Luis Miranda -12 goles-, Reinaldo Hoffman, Leonardo Véliz, el capitán Juan Machuca y el destacado aporte del argentino Rubén "Pinina" Palacios.

Dos años más tarde, en 1977, un remozado cuadro de Unión lograba su quinta estrella. Ante la partida de algunas figuras, llegaron a Santa Laura jugadores como Mario Osbén y Leonel Herrera, que se sumaban a figuras "de casa" como Véliz y Machuca. En la última fecha, con una victoria sobre Ovalle, los hispanos celebraron su último título.

Desde ese año, sólo dos trofeos han adornado las estanterías hispanas: las Copa Chile alcanzadas en 1992 y 1993. Esta última, precisamente, con una victoria sobre Cobreloa (3-1). Y con Nelson Acosta en la banca.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores