Ñublense vuelve al fútbol grande tras vencer a Curicó

El equipo chillanejo se impuso por 2-0 a los curicanos en Linares, terminando con su estadía de cuatro años fuera del fútbol profesional.

28 de Diciembre de 2004 | 20:06 | El Mercurio en Internet

Los títulos rojos
Esta es la tercera vez que Ñublense se impone en la Tercera División. Los chillanejos ya habían celebrado los trofeos en 1985 y 1992, con sus respectivos ascensos al profesionalismo.

En el fútbol grande también tienen un logro: el torneo de Segunda División (hoy Primera B) conseguido en 1976.

Otro que suma títulos es Luis Marcoleta, actual de DT de Ñublense, que ya sabía de finales en Tercera. En 1997 ascendió a Deportes Talcahuano en otra definición similar a la de hoy. En esa ocasión su equipo venció a Unión La Calera en San Fernando.
LINARES.- Cuatro años fuera del fútbol profesional fueron demasiados para Ñublense, que en otra jornada llena de drama y alta temperatura derrotó por 2-0 a Curicó Unido, en la final del emotivo torneo de Tercera División.

Chillán está de fiesta. Los “Diablos Rojos” no dejaron pasar los regalos que hizo Curicó en la recta final del torneo, en el que estuvo a un minuto de dar la vuelta olímpica en el último partido de la liguilla final, cuando Ñublense empató un partido que parecía perdido (2-1) en el estadio Nelson Oyarzún el pasado domingo, que terminó por forzar la definición jugada hoy.

El estadio Municipal de Linares, tierra neutral para ambas escuadras, se llenó equitativamente de hinchas chillanejos y curicanos para un total cercano a los 6.500 espectadores. La estampa de “alto riesgo” y la fuerte presencia policial resultaban inéditas para un partido del fútbol amateur.

La rivalidad entre ambas escuadras, forjada en sus encuentros por la liguilla final, derivó en un encuentro jugado a corazón abierto, en el que ambos equipos lucharon por aquel preciado trofeo y el pasaje a la Primera B.

La apertura de la cuenta se produjo a los 27 minutos del primer lapso, cuando Marcos Plaza derrotó la resistencia del portero Jaime Bravo para establecer el 1-0. La ventaja, sin embargo, no sería un aval de tranquilidad para Ñublense, que especialmente en el segundo tiempo, tuvo más de un dolor de cabeza.

Sin cambios realizados por el técnico Jaime Nova, el cuadro curicano salió en el segundo tiempo con todo para buscar la igualdad, pero su juego algo desordenado no era fértil frente a un más ordenado rival.

Su mejor opción llegó en la medianía del segundo tiempo, cuando Rodrigo Sáez fue derribado en el área y el juez del partido no dudó en cobrar el lanzamiento penal. El volante Rodrigo Cáceres, máxima figura de Curicó y elegido el mejor futbolista amateur del año, se encargó del cobro. Y pasó lo que más temían en la ciudad de las tortas: voló el portero Germán Irarrázabal de Ñublense y detuvo el lanzamiento.

A ocho minutos del final, otro dolor de cabeza para Ñublense. El árbitro expulsó a José Mardones y abrió una nueva cuota de ilusión en las filas curicanas, pero aquella esperanza rápidamente quedó ahogada en la decepción, cuando el delantero Ricardo Parada puso el 2-0 a los 91’.

Así se terminó el sueño de Curicó, que tras catorce años de espera seguirá hundido en la Tercera División. Y así comenzó el nuevo presente de Ñublense, un equipo que retorna al fútbol profesional merced a su garra y fuerza para revertir un escenario que, en todo momento, siempre puso a los curicanos como favoritos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores