EMOLTV

Agassi se despide para siempre de Roland Garros

En el que podría haber sido su último partido en el Abierto de Francia, el estadounidense cayó en cinco sets ante el finés Jarkko Nieminen.

24 de Mayo de 2005 | 10:57 | DPA
PARIS.- ¿Fue el adiós a París? Andre Agassi se despidió hoy lesionado y al borde de las lágrimas en su decimoséptimo Roland Garros, y aunque logró evitar con habilidad responder a las elípticas preguntas de la prensa, la sensación es que fue su último partido en el Abierto de Francia.

"Sacar era doloroso, moverse, estar de pie... Incluso sentarse", confesó el ex número uno del mundo tras caer ante el finlandés Jarkko Nieminen, 95° del ranking mundial y surgido de la clasificación, por 7-5, 4-6, 6-7(6), 6-1 y 6-0 en el mayor impacto de la jornada.

Pocas veces se vio tan frágil a Agassi, un hombre que jamás impresionó por su físico, pero sí por su precisión e intensidad en el juego. Hoy llegó a jugar dos horas en gran nivel, pero en cuanto el nervio ciático lo traicionó, todo se acabó rápidamente, ante un desilusionado público en la cancha central.

Agassi logró hoy el récord de Grand Slams jugados, 58, pero tenía pocas razones para festejar. Durante el partido las lágrimas se asomaron a sus ojos -el dolor era evidente-, y tras consumarse la derrota se fue rápidamente.

No tardó demasiado en llegar al contacto con la prensa. Pálido, vestido con una chaqueta deportiva blanca, sin camiseta y con un trozo de pañuelo de papel pegado desprolijamente a su barbilla, la imagen del estadounidense era entre penosa y grotesca. Parecía más viejo que sus 35 años.

Campeón de Roland Garros en 1999, Agassi es uno de los apenas cinco jugadores en la "era abierta" del tenis que lograron ganar cada uno de los cuatro Grand Slam. Desde el año pasado recibe periódicas inyecciones de cortisona para evitar el dolor. ¿Vale la pena sufrir así?

"Bueno, las inyecciones demoran sólo diez minutos... Si se trata de una cada tres meses es tiempo bien invertido", respondió con humor, mientras por fin el trozo de papel blanco caía de su barbilla.

El dolor, según Agassi, "va de la parte alta de la cadera hasta el tobillo". Con bajas temperaturas como las de la tarde hoy en París, las cosas son peores aún. "Ahora entiendo mejor por qué la gente se muda a la Florida", volvió a bromear.

Contando con una familia, dos hijos, una fundación, ¿no tiene suficientes motivaciones? Agassi volvió a evitar la respuesta, pero dejó una reflexión bastante clara: "Las cosas son ahora más duras que nunca. No estoy disfrutando ahora, no disfruto de estar en la cancha así".

Agassi se derrumbó practicamente en los dos útimos sets, luego de haber disputado el tercero por más de una hora ante Nieminen, que ahora enfrentará en segunda ronda al ruso Igor Andreev.

Andreev superó hoy al sueco Jonas Bjorkman por 2-6, 6-2, 6-2 y 7-5.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol