EMOLTV

Dudek, un hijo de minero que es héroe de Liverpool

La final de Estambul le ha permitido entrar en el olimpo de un club que venera a aquellos que le dan triunfos. Tuvo la revancha deseada, después de encajar tres goles en el primer tiempo.

25 de Mayo de 2005 | 18:30 | EFE
MADRID.- El guardameta polaco Jerzy Dudek acabó convertido en el héroe de la quinta Liga de Campeones de Europa conquistada por el Liverpool, en Estambul, frente al Milan, con una parada decisiva en los instantes finales de la prórroga y al detener dos penas máximas en la tanda de penales.

Dudek concluye en el altar de los "reds" una complicada temporada, en la que fue puesto en entredicho, a menudo, y acosado por los rumores sobre la posible contratación del meta español José Reina.

Nacido hace 33 años, en Rybnik. Hijo de un minero, Dudek debutó como profesional, con 22 años, en el Sokol Tychy, con el que disputó 15 encuentros en la temporada 95-96. Suficientes, para que llamase la atención de los veedores del Feyenoord holandés.

En Rotterdam, se hizo pronto con el puesto de titular y, en la temporada 98-99, fue elegido el mejor guardameta de la liga holandesa. De él, el ex técnico del Real Madrid Leo Beenhakker dijo que era el mejor portero que había visto en 30 años.

Llegó al Liverpool el último día de agosto en 2001, de la mano del francés Gerard Houllier y, desde entonces, ha sido el guardameta que en más ocasiones ha defendido la portería de los "reds" (174).

Elegido el mejor jugador de la final de la Copa de la Liga 2003, en la que el Liverpool se impuso al Manchester United, su "estrella", sin embargo, ha palidecido en los últimos años, por su irregularidad y cierta tendencia a encajar goles tontos, como el que complicó el pase a la semifinal europea, en la ida frente al Bayer Leverkusen.

Dudek parecía sentenciado al final de esta temporada, porque el Liverpool quería tener en su meta a un portero más regular y, con el español Rafael Benítez en el banquillo, todas las miradas apuntaban al arquero del Villarreal, José Reina.

Sin embargo, la final de Estambul le ha permitido entrar en el olimpo de un club que venera a aquellos que le dan triunfos. Tuvo la revancha deseada, después de encajar tres goles en el primer tiempo.

En la prórroga, fue capaz de desviar dos disparos a bocajarro del ucraniano Andriy Shevchenko y, en la tanda de penales, fue mejor que el brasileño Dida, el arquero al que siempre se pone como ejemplo a la hora de detener penas máximas.

Dudek detuvo el disparo de Andrea Pirlo y, sobre todo, el de Shevchenko, el jugador que, también desde el punto del penal, le había dado el triunfo al Milan en la final de 2003.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol