Chile sigue en carrera tras ganar a Bolivia por 3-1

Con dos testarazos de Luis Fuentes y el gol número 35 de Marcelo Salas, que lo deja como el máximo goleador de la selección chilena, la "Roja" sumó fuerzas en su intención de llegar a Alemania 2006. Y eso lo debe confirmar el miércoles ante Venezuela.

04 de Junio de 2005 | 22:55 | El Mercurio en Internet



SANTIAGO.- En unas Eliminatorias especialmente ingratas para Chile jugando en casa, la llama de la ilusión mundialista volvió a encenderse precisamente en el Nacional, donde el equipo ahora dirigido por Nelson Acosta derrotó por 3-1 a Bolivia para continuar en la disputa de un cupo para Alemania 2006.

Más allá de las dudas que persisten sobre el juego del equipo nacional, lo cierto es que con los tres puntos conseguidos ante el equipo altiplánico Chile ya alcanzó a Uruguay en la tabla de posiciones, donde junto a Colombia aparecen a dos puntos de Paraguay, cuarto en la tabla, que mañana debe jugar con Brasil.

El escenario dista de ser cómodo para el equipo de Nelson Acosta, que el miércoles próximo volverá a disputar otro de esos encuentros “de vida o muerte”, como lo serán todos los que la selección dispute en la recta final de la carrera premundialista.

La victoria ante los bolivianos fue la más cómoda y abultada que ha tenido Chile en todas las presentes eliminatorias, pero aquello no fue precisamente debido a un cambio radical en su nivel de juego, ya que ante el equipo de Ovidio Messa no todas las dudas quedaron resueltas.

El temprano primer gol de Luis Fuentes (7’) fue claramente lo mejor que pudo pasar al equipo nacional, algo ansioso tras el pitazo inicial y muy errático en el trato del balón. Tanto así que la conquista no llegó por juego colectivo ni individual, sino que específicamente en una acción de balón parado: tiro de esquina de Pizarro y el certero testazo del zaguero al segundo poste.

La salida por lesión de Rodrigo Meléndez fue el primer incidente que debió solucionar Acosta, quien desde el banco ordenó el lógico ingreso de Jorge Acuña para suplirlo, quien cumplió una labor redonda especialmente en el segundo lapso.

A esas alturas, Bolivia ya asomaba en la portería de Nelson Tapia con un tiro de distancia de José Alfredo Castillo (12’), en una de las pocas llegadas de su equipo en la primera etapa, pese al buen trabajo que realizaban García y Gutiérrez en la mitad del campo.

Más tarde llegó la jugada que cambiaría de cara el partido: Sebastián González entra fuerte contra García y le deja una herida de siete centímetros. El juez brasileño Marcio Rezende, de muy irregular cometido, expulsó al delantero del Atlante (31’) sólo después de ver el resultado de su acción. Con uno menos, la “Roja” paradójicamente al fin se ordenó, con Luis Jiménez adelantándose para acompañar más de cerca de Salas.

Pero la mejor medicina para los problemas de la selección llegó a los 34’, otra vez con una cabeza que hoy estuvo bendita: la de Luis Fuentes. El zaguero loíno aprovechó un inteligente centro de Moisés Villarroel y volvió a poner el balón en la red. Un “doblete” inédito del defensor, que no sólo por los goles fue uno de los buenos valores del equipo esta noche.

Un Chile entusiasmado bien pudo ampliar la ventaja en el cierre de la primera fracción, con un remate desviado de Luis Jiménez (38’) y un tiro libre de David Pizarro (40’). Finalmente las escuadras se fueron al descanso con la sensación de que Bolivia pudo hacer más, pero que careció quizás de la ambición –ya no se juego mucho- para dañar en sus mejores pasajes de juego colectivo.

En el segundo lapso, la tónica no varió demasiado. Chile llegó más, pero no tuvo el balón. El despligue físico de Villarroel por la derecha, constrató bastante con el escaso movimiento y problemas defensivos de Francisco Rojas, uno de los que quedó con deuda en el Nacional. Eso redundó en disminuir los agentes de salida para la “Roja”, que tuvo en Pizarro a un conductor sólo intermitente.

Aún así la selección llegó en el inicio con una jugada combinada entre Villarroel, Jiménez y Salas (50’), un remate elevado de Maldonado (57’) –uno de los mejores de Chile en el segundo tiempo- y un tiro libre del propio atacante de River Plate (65’).

Salas, algo lento en la primera fracción, se motivó en el segundo lapso tras el tiro libre y apenas dos minutos más tarde tuvo su segunda chance, con una media vuelta que lo dejó solo en el mano a mano con Fernández, quien salió victorioso en el duelo. Dos minutos más tarde, Luis Jiménez armaba una vistosa jugada personal para asistir a Salas, quien ahora sí, dos años después de su último tanto, pudo marcar el 3-0 que lo deja como máximo anotador histórico en la selección. El punto negro: recibió tarjeta amarilla y, tal como Sebastián González, no estará la próxima semana ante Venezuela.

La última media hora fue nuevamente opaca para la “Roja”, pese al par de ocasiones que contó Patricio Galaz, reemplazante de Salas a los 73’, fue Bolivia el que otra vez manejó el balón, apoyándose en el endiablado juego de Joselito Vaca. El premio para los visitantes llegó cerca del final, con una mano de Maldonado que Rezende no dudó en cobrar como penal y que José Castillo transformó en gol.

Así se escribió el retorno de Nelson Acosta a las eliminatorias, con una victoria cómoda y que despierta aquella ilusión apagada por el negro panorama que la "Roja" aún lucha por aclarar.

Pormenores:

CHILE: N. Tapia; Villarroel, R. Rojas, Fuentes, F. Rojas; Maldonado, Meléndez (13', J. Acuña), Pizarro, Jiménez (72', Tello); S. González y Salas (69', Galaz). DT: Nelson Acosta.

BOLIVIA: Fernández; Arana, Raldes, Jáuregui; Álvarez, Flores, Justiniano, García (33', Vaca), Pachi (46', Arce); Gutiérrez; Castillo. DT: Ovidio Messa.

Goles: 7', Fuentes; 34', Fuentes; 66', Salas; 83', Castillo (penal).

Arbitro: Marcio Rezende.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores