El baile fue ahora en la cancha: Brasil goleó 6-1 a Chile

La "Roja" se despidió de la Copa América, dejando un manto de dudas con respecto a la continuidad de Acosta y varios de los jugadores que encabezaron este proceso.

07 de Julio de 2007 | 22:39 | El Mercurio Online

Este sí que es baile.

AFP
SANTIAGO.- No podía terminar de otra forma este proceso de la selección chilena. Tras los malos partidos en la primera fase, los problemas de indisciplina en la semana, el equipo de Acosta se despide de la Copa América de la peor manera: goleado en cancha (6-1) ante Brasil.

Sin convicción, poco amor propio y cometiendo los mismos errores de todo el certamen los de Acosta realizaron un partido para el olvido y el scratch sin hacer mucho liquidó en los minutos claves y aprovechó cada una de las licencias que dio la "Roja". Los de Dunga llegaron unas siete u ocho veces con peligro de gol y la mandaron seis veces adentro.

Desaplicaciones en defensa, malas marcas en las pelotas paradas, jugadores sin chispa, poca claridad al momento de definir, todos estos son problemas de cancha, pero lo peor de todo es que Acosta nunca dio con un esquema. Cambios tácticos, de jugadores, modificaciones a la carrera, todas situaciones que influyen al momento de un análisis. En los cuatro partidos, nunca se repitió una formación. 

Y cuando hay tantos detalles en contra, un equipo como Brasil no perdona. Sumando los últimos cuatro enfrentamientos entre ambas selecciones, los pentacampeones han marcado 18 goles, contra una anotación de Chile, la de hoy de Suazo, el descuento.

Entre tanto cambio de esquema en este torneo, Acosta apostó hoy por cerrar las bandas. Puso gente en los costados y sin un 10 clásico, trató de descomponer lo mejor de los "verdeamarelos". Pero no le resultó. Ya a los 28' Bravo se había comido tres goles; Juan a los 16', Julio Baptista a los 22' y Robinho a los 28'.

Chile no reaccionó y el desahogo que debrerían dan por las bandas, Mark González y Gonzalo Fierro, nunca apareció. Fue tanto el sufrimiento de Suazo en ofensiva que comenzó a tirarse atrás, él mismo a armar el juego y eso pasaba la cuenta al momento de atacar. Lo más peligroso de los rojos fue uno que otro disparo de Mark González de media distancia.

En la segunda fracción Acosta cambió nuevamente el esquema. Ingresó Valdivia y sacó a Fierro: volvió al 10. Y si bien el volante del Palmeiras entró con ganas, eso no sirvió ante la contundencia ofensiva de los brasileños. Robinho puso el 4-0, recién cinco minutos de iniciada la segunda parte.

De ahí en adelante fue un simple tirarle para arriba para intentar marcar por lo menos un gol. Ingresó Matías Fernández y se descuidaron las espaldas. Lo aprovechó Josue a los 68' para poner el 5-0.

En algunos jugadores se veía la cara de vergüenza, sólo querían que el desastre terminara pronto. Entre tanto temporal apareció una luz, la de Humberto Suazo, quizás de lo mejor de Chile en la copa, para anotar el único descuento a los 75'. El ex jugador de Colo Colo completó tres goles en el certamen.

Vagner Love que había luchado toda la noche y la Copa por anotar, marcó el 6-1 a seis del final.

Un adiós amargo, triste y que termina de la forma más trágica para un equipo de fútbol: goleado, arrollado y bailado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores