Eduardo Bonvallet: "Aprendí a ser humilde y no tan soberbio"

Tras el descenso a Tercera División, el técnico de Deportivo Temuco rompe su silencio. Repasa los vaivenes de una campaña insuficiente. "Estaba acostumbrado sólo al éxito, es bueno conocer la derrota, aunque fue una derrota entre comillas", advierte.

21 de Noviembre de 2007 | 06:00 | Claudio Herrera, El Mercurio

Bonvallet quiere seguir entrenando (01'53'')


SANTIAGO.- Llegó hace casi dos semanas desde Temuco y se refugió junto a los suyos en La Dehesa. Ni siquiera desarmó las maletas. Siguió el descenso de Deportivo Temuco a la distancia. "Me tuvo mal, pero me estoy levantando", apunta. Lo ayuda su familia, dice. "En dos semanas seré padre otra vez, es como ser papá abuelo a los 52 años, es algo increíble", dice Eduardo Bonvallet.


La historia de un descenso obliga a partir por el comienzo. "Cuando me habló la gente de Nehuén, que se portaron un siete conmigo, me entusiasmé, pero después llegué a mi casa, dije 'tengo que sacar 16 puntos por rueda para salvarme', considerando que los otros también suman", hace memoria el mundialista, que cada cierto rato endiosa a sus dirigidos. "Me llaman todos los días", ilustra y muestra su nuevo teléfono celular.


-Asumió ocho puntos abajo del penúltimo.


"Mi caballo estaba muerto y los otros, rengos. Luchamos contra el Vial y Curicó, que llevaban 8 y 11 puntos arriba, pero ellos hicieron equipos para subir a Primera. Para salvarme debía sacar el 50 por ciento de rendimiento y llegaba a un equipo donde no conocía a nadie y a estadios que no conocía. Pero mi vida es blanco o negro, de tomar desafíos, decisiones, a los mediocres jamás les pasarán estas cosas".


"La rueda que me hice cargo (la segunda del torneo) sacamos 16 puntos y salimos segundos después de Calera. En la tercera rueda íbamos por un tubo para arriba, pero perdimos ese partido en Osorno (1-2), donde sucedieron muchas cosas. Y lo puedo argumentar: El árbitro (Sergio) Erices fue castigado por cuatro fechas por el Comité de Árbitros. Un juez que es castigado por cuatro fechas no puede subir a Primera a fin de año, se puede imaginar cómo fue ese arbitraje. Luego, el árbitro (Carlos Ulloa) del partido con Calera (1-0) no cobró tres penales y fue castigado también. Estaba Mario Sánchez (inspector del Comité) presente, quien salió indignado por el arbitraje".


-¿Estos errores referiles pasaron por incapacidad de los jueces u otra cosa?


"Quiero pensar que se equivocaron, para qué darle más vuelta al asunto. Además fueron sancionados y demuestra que no hubo nada premeditado, pero quién me devuelve esos seis puntos, nadie".


-Muchas veces se le vio agobiado con el interés periodístico.


"El personaje era más atractivo que el partido mismo. La gente en los primeros 20' de los partidos me miraba más a mí que al partido, lo mismo los guardalíneas. El centro de atención era yo. Trabajé en un ambiente poco grato, así y todo salimos antepenúltimo en la segunda rueda mía, y ahora no creo que haya terminado debajo de un quinto lugar al final".


-Fue séptimo considerando el torneo desde su llegada.


"Qué significa eso, salvarse, pero con una diferencia, que yo agarré un caballo muerto, si lo tomaba con vida salgo tercero o cuarto, porque a ese caballo hay que revivirlo, sacarle el pesimismo, la tristeza (...) Este equipo lo tomo un mes antes de que empiece la competencia y lo llevo al título, el mismo equipo".


-Pero usted sabía el escenario.


"Sí, lo sabía".


-¿Y no calculó?


"Ése fue el problema".


-Usted manifestó que dirigir era 'papita pal loro', ¿todavía lo mantiene?


"Dirigir en el fútbol chileno no es difícil. Si salí séptimo con un caballo que estaba muerto. Pero una de las cosas que aprendí, y que los jugadores me lo enseñaron, fue a ser humilde y no tan soberbio. Estaba acostumbrado sólo al éxito, es bueno conocer la derrota, que es una derrota entre comillas. Porque a los grandes hombres las derrotas los hacen más grandes, pero primero hay que levantarse".


-¿Qué piensa hacer ahora?


"Me voy a dedicar al fútbol, a esta altura de la vida uno tiene que hacer lo que le gusta y las mañanas junto a mis dirigidos me hacían demasiado bien. Ahí están las cifras de mi campaña, les gané a los mejores equipos. ¿Si me ofrecieron trabajo? Me llamaron de un equipo grande durante el año y ahora supe del interés de un equipo de Primera B, me enteré por el correo de las brujas, porque nadie tiene mi número de teléfono".


-En los libros quedará que descendió en su debut como técnico profesional, ¿le afecta su ego?


"En nada. Qué importa que en los libros salga que descendí, si mi conciencia la tengo tranquila, si salí séptimo. Lo importante es que se me fue la soberbia. Viví emociones fuertes que me hicieron bajar del mundo en que vivía".

"Yo pago los platos rotos por todo lo que fui como comentarista y lo acepto"

Bonvallet reconoce que, aparte de la Primera B, no ha mirado mucho fútbol en los últimos días. El empate de la Roja en Uruguay le dejó buen sabor. "Me gusta la recuperación de la pelota del equipo y cómo llega arriba, con cuatro y cinco jugadores, se nota la mano del técnico. Aunque mi ídolo futbolístico era (Johan) Cruyff, a quien enfrenté en Estados Unidos, el técnico que más he admirado es Bielsa. Pero imaginen a Bielsa tomando a Chile en la sexta fecha de las eliminatorias, que es como yo tomé a Temuco. ¿Chile clasificaría? Entonces, sean justos conmigo. Yo pago los platos rotos por todo lo que fui como comentarista y lo acepto. Es imposible que una persona que gana todo a nivel universitario y sale séptimo en Segunda tenga detractores futbolísticos. Lo otro es odiosidad".


-Muchos creen que su discurso público también estaba cargado con odio.


"Tienen razón, pero a otros les gustaba. Tengo que aceptar ahora las críticas, es parte de la humildad que me enseñaron los jugadores de Temuco, antes no lo habría aceptado".


-¿Qué mérito le da a Bielsa?


"Recuperó a Waldo Ponce. Me gusta sobremanera Hugo Droguett, tiene potencia física y una velocidad que no se acostumbra a ver".


-¿Cuál es el puesto de Arturo Vidal?


"De lo que quiera Bielsa, es tan buen jugador que puede jugar en cualquier lado".


-¿Y Suazo en la banda?


"Es que había cumplido, los buenos juegan en cualquier lado. A Bielsa le gustan los jugadores que dominan cualquier puesto. ¿Carlos Villanueva? Es un gran jugador, le falta la recuperación de balón, pero Bielsa se lo va a dar".


-¿Cómo se le gana a Paraguay?


"No lo he visto jugar, pero las selecciones paraguayas siempre han tenido tres jugadores desequilibrantes, un buen arquero, y el resto, todos métale meter, son guapos. Será difícil".


-¿Marcelo Salas lo sorprendió?


"Los buenos son buenos siempre. Él es de excepción, por cómo toma la pelota en el penal, cambia de palo con una calidad, categoría. Se expresa por sí solo".


-¿Clasifica Chile al Mundial?


"Si Chile no tiene lesionados, clasificará al Mundial. Y ojalá le levanten el castigo a (Jorge) Valdivia, ojalá se los levanten a todos, pero no se puede tener afuera a un tipo que es ídolo en Brasil".


-Pero si vuelve en el actual formato, no jugaría Matías Fernández.


"O no juega Valdivia, no estoy en la mente de Bielsa. ¿Quién jugaría en mi equipo? Los que entrenan mejor en la semana, no tengo regalones, no me gustan los sapos ni los pateros".

Eduardo Bonvallet tiene una reunión pendiente con la administración de Temuco. Y pese a que el contrato está vigente por un año más con el club, su continuidad en La Araucanía es improbable, debido a los anticuerpos que generó en un sector de la hinchada albiverde.

-¿Dirigiría en Tercera División?

"Puedo dirigir en cualquier división. En la vida hay que dar pruebas de humildad. Si entrené en Segunda, en el área universitaria, voy a entrenar en Primera, voy a entrenar la selección chilena. Tengo el derecho a soñar, es gratis. Voy a seguir dirigiendo, porque hubo un reconocimiento en todo el país de lo que fue Temuco. Llenamos estadios, y llenar un estadio en la B significa dos meses de sueldos al plantel. Donde no hay reconocimiento es en un sector de Temuco, y ahí están mis dudas, no soy merecedor de ser agredido en una ciudad a la que hice famosa. No estoy en condiciones de soportar que un centenar de tipos me agredan si lo único que he hecho es el bien de esta ciudad".

-Pero el hincha es visceral, y Temuco descendió.

"Pero cuando el hincha es repetitivo, es porque es algo concertado, y son los mismos 50 hinchas. Tengo todo el derecho a la duda".

-¿De quién duda?

"No vale la pena, tuvieron su minuto de gloria y ahora nunca más lo van a tener, van a morir en el ostracismo. Cómo es posible que con todo lo que hice no pueda entrar al estadio (frente a Curicó), si es mi equipo. Lo que más me afectó fueron los piedrazos sobre mi auto. No lo puedo resistir, eso me afectó, no lo entiendo. Amo a mis jugadores por sobre todas las cosas, ellos me enseñaron a ver la vida desde otro punto de vista".

-¿Por qué los jugadores de los cuales prescindió se fueron mal?

"Todo lo que yo hago se sabe. Otro entrenador echa a alguien, y no pasa nada. Un entrenador de la selección chilena sale noveno, como (Arturo) Salah y (Manuel) Pellegrini, que salieron novenos en la Copa América de Ecuador (1993), y no les pasó nada".

-Dejaron la selección.

"No, los echaron, que es diferente. Si te siguen queriendo, es porque eres bueno; si te echan, es porque lo hiciste mal (...) Cualquier entrenador del mundo, (Fabio) Capello, (Frank) Rijkaard, llega a un lugar y dice 'no quiero a éste, quiero a este otro'. Dunga tuvo en el banco a Kaka, por qué no voy a poder prescindir de cuatro jugadores".

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores