Sembrando dudas la U avanza a semifinales

A pesar de llegar con una holgada ventaja sobre los itálicos, el cuadro azul terminó amenazado por el 4-2 conseguido por el cuadro verde en el partido de vuelta.

20 de Junio de 2009 | 20:23 | El Mercurio Online

Fabián Orellana se despidió de la camiseta de Audax Italiano enfrentando a la U. El ariete partirá a Udine.

Jose Alvújar, El Mercurio.

SANTIAGO.- La U tenía un pie en las semifinales. Era la opinión que dominaba entre los seguidores del deporte rey chileno. Gracias al 4-1 logrado la semana pasada sobre Audax Italiano, Universidad de Chile llegaba al partido de revancha con una abultada cuenta de ahorro.


De hecho, el suspenso iba por otro lado: hasta cerca de las 17:00 horas no se sabía si el partido se jugaba o no.


Y finalmente se jugó. Y finalmente la U sufrió. Finalmente, porque el comienzo fue auspicioso para los de Sergio Markarián.


La U partió con el acelerador apretado por la conducción de Walter Damián Montillo y a los 9 minutos Juan Manuel Olivera abrió la cuenta tras una brillante jugada del volante argentino.


Hasta ahí, parecía que la U ponía los dos pies en semifinales. Pero a los 13 minutos Boris Rieloff puso la igualdad. De ahí en más, Audax se fue con todo en busca de cambiar la historia.


El cuadro itálico se transformó en el dominador de las acciones y a los 44 minutos Fabián Orellana puso en ventaja a su escuadra tras un toque de primera de Rubén Darío Gigena a la entrada del área.


A los 46', Walter Montillo recibió el balón en el área y fue bajado por Matías Campos, infracción desestimada por Enrique Osses. El error del juez provocó una encendida reacción de Sergio Markarián, quien entró a la cancha para reclamarle al árbitro y fue expulsado.


En la segunda fracción, el técnico azul ensayó un cambi oen su esquema. Reemplazó a Nelson Cuevas por Marco Estrada y la U pasó a tener sólo dos hombres en punta (Hernández y Olivera).


Sin embargo, el cuadro universitario no supo controlar las acciones y Audax manejó el balón a su antojo, lo que se convirtió en gol a los 55', a través de Oliver Toledo.


Universidad de Chile sufría, pero a diez minutos más tarde, Juan Manuel Olivera puso el 2-3 con un certero golpe de cabeza.


Con el gol, la U pareció dormirse aún más y los itálicos fueron con todo en busca del milagro. A los 88' Rubén Darío Gigena puso la última cifra mediante lanzamiento penal, pero ya era muy tarde para evitar que el local se instalara en las semifinales.


Sin brillar, con yerros y lentitud, Universidad de Chile avanzó en los playoffs. Todo gracias a la cuenta de ahorro. 

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores