Chile se despide del Mundial ahogado por el Brasil de Dunga

La "Roja" salió a atacar a los pentacampeones y se fue goleado por 3-0. Juan, Luis Fabiano y Robinho terminaron con el sueño de Marcelo Bielsa y sus pupilos en Sudáfrica.

28 de Junio de 2010 | 16:20 | Emol

Tres zarpasos le bastaron a Brasil para meterse en cuartos de final.

Juan Eduardo López, El Mercurio

JOHANNESBURGO.- Chile debía jugar su mejor partido en la era de Marcelo Bielsa para seguir soñando en Sudáfrica. Incluso logrando eso parecía una tarea dificilísima. En frente estaba Brasil, pentacampeones del mundo y mejor equipo según la FIFA.

La "Roja" no logró derribar al monstruo y se inclinó por 3 a 0 en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, firmando así su eliminación en octavos de final del Mundial.

Chile salió a la cancha con un libreto clarísimo. Un guión muy parecido al que se ocupó ante España, pero con las correcciones obvias luego de la caída ante los hispanos.

La idea desde el inicio fue ahogar a los brasileños
. Apretarlos en la salida, no dejarlos tocar y menos hacerlo cerca del área, pero sin precipitarse para no caer en faltas reiteradas.

En ataque, la "Roja" –que entró sin enganche- buscaba más que nunca las bandas mediante pelotazos para que Mark González o Jean Beausejour, por izquierda, y Alexis Sánchez por derecha, buscaran a Humberto Suazo.

Hasta la media hora la estrategia de Bielsa resultaba. Se podría decir que la selección jugaba “mejor” que Brasil. Aunque claro, ellos estaban haciendo lo que le gusta a Dunga: tener la pelota sin arriesgar y pegar el zarpazo sólo cuando hayan espacios.

Y fue justo ahí cuando cayó el gol: de pelota parada, el mayor karma de Bielsa desde que está al mando del equipo. A los 34’ Maicon sirvió un córner desde la izquierda y Juan apareció para elevarse sin marca y batir a Claudio Bravo con un perfecto frentazo.

Ahí se desarmó Chile y el libreto de Bielsa. Sólo 3 minutos después Brasil salió rápido y Kaká le metió una pelota preciosa a Luis Fabiano que no tuvo problemas para eludir a Bravo y gritar el segundo para su país.

El segundo tiempo comenzó igual que su antecesor. Chile, donde entró Jorge Valdivia y Rodrigo Tello, dominaba la pelota en territorio rival, pero sin crear demasiado peligro al arco defendido por Julio César.

Los brasileños esperaban tranquilos alguna oportunidad. Esa llegó a los 59’ cuando Ramires avanzó 20 metros con la pelota en los pies, a la entrada del área cedió para Robinho, que de primera puso la Jabulani pegada al palo más alejado de Bravo.

El resto del encuentro siguió con la misma tónica, a excepción de que no hubo más goles brasileños. Bielsa mandó a la cancha a Rodrigo Millar que mucho no pudo hacer por penetrar la sólida defensa del pragmático equipo de Dunga, que terminó paradójicamente ahogando a un equipo que se quedó sin ideas.  

Ahora vendrá la hora de sacar cuentas. Y mientras Bielsa, los jugadores y la ANFP estén en eso, Brasil seguirá su camino rumbo a su sexta estrella, cuando por los cuartos de final de mida con la Holanda de Arjen Robben.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores