Congreso paraguayo autoriza estado de excepción

La medida permite al Presidente Luis González Macchi ordenar la detención de cualquier persona sospechosa de haber participado en el intento de golpe de Estado, disponer su traslado de un punto a otro del país y prohibir o restringir reuniones públicas y manifestaciones.

19 de Mayo de 2000 | 15:43 | REUTERS
Noticias relacionadas
  • Mercosur en jaque tras intento de golpe
  • Brasil, Argentina y Bolivia condenan intento de golpe en Paraguay
  • González Macchi afirma que triunfó la democracia en Paraguay
  • Reunión urgente de OEA para condenar intento de golpe
  • Lagos:"Los golpistas no pasarán"
  • Oviedo niega estar implicado en alzamiento
  • Cronología de los principales hechos en Paraguay

  • En El Mercurio de hoy
  • Tropas leales a Oviedo se amotinaron en Paraguay
  • ASUNCION.- El Congreso paraguayo autorizó el viernes el estado de excepción por 30 días decretado por el Presidente Luis González Macchi tras un intento de golpe de Estado.

    La medida permite al Presidente ordenar la detención de cualquier persona sospechosa de haber participado en la asonada, disponer su traslado de un punto a otro del país y prohibir o restringir reuniones públicas y manifestaciones.

    Según la Constitución Nacional, el Poder Legislativo debe aprobar la medida ordenada por el Mandatario dentro de las 48 horas posteriores a su determinación.

    El decreto se divulgó horas después de que policías y militares leales al ex general Lino Oviedo se sublevaran contra González Macchi en la madrugada del jueves.

    Los rebeldes tomaron dos unidades del ejército, el cuartel de policía y atacaron con tanquetas la sede del Congreso, pero la revuelta fue controlada con un saldo de tres civiles heridos.

    El Congreso sesionó durante más de tres horas y los senadores y diputados aprobaron por 105 votos a favor y uno en contra el proyecto que ratifica el apoyo al Poder Ejecutivo.

    El estado de excepción no interrumpe el normal funcionamiento de los poderes del Estado, la vigencia de la Constitución ni el recurso de habeas corpus, según la Carta Magna.

    "El Poder Ejecutivo necesita recurrir a estos recursos extremos para tratar de aclarar los hechos que desgraciadamente han empañado a las Fuerzas Armadas de la nación, a la policía y representantes de partidos políticos", dijo el diputado oficialista Angel Barchini.

    "Cada quien que haya tenido una participación dudosa en el día de ayer tendrá que responder ante la justicia, que será implacable", agregó.

    Por su parte el diputado Benjamín Maciel, otrora seguidor de Oviedo, apoyó la medida propuesta por el Poder Ejecutivo porque "más allá de los errores que pudieramos cometer en el pasado, en esta oportunidad tenemos la chance de remendar nuestra actitud".

    "Confio en la justsicia paraguaya... estamos cansados que por culpa de gente que interpone el interés personal por encima de la ciudadanía tengamos que ser embadurnados por actitudes que no corresponden", añadió el legislador.

    Oviedo se encuentra prófugo luego que abandonó su asilo en Argentina, donde viajó tras la renuncia del ex Presidente Raúl Cubas en marzo de 1999, tras el asesinato del vicepresidente José María Argaña.

    El ex general, condenado a 10 años de cárcel por intentar un golpe de Estado en 1996, fue acusado de ser el autor intelectual del magnicidio.
    Comentaristas
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores