Crisis de rebeldes sacude estructura militar peruana

Personal militar de inteligencia peruana fue desplegado en las últimas horas en distintas unidades militares, las que se encuentran con "absoluta orden de inamovilidad" para evitar que se reedite la actitud asumida por el teniente coronel Ollanta Humala Tasso, en rebeldía desde el domingo contra el régimen de Fujimori.

30 de Octubre de 2000 | 12:14 | ANSA
LIMA.- El gobierno del presidente peruano Alberto Fujimori y los altos mandos militares no descartan otros posibles alzamientos de oficiales de las fuerzas armadas, descontentos con la crisis política y moral que afronta el país, según fuentes del oficialismo.

Personal militar de inteligencia fue desplegado en las últimas horas en distintas unidades militares, las que se encuentran con "absoluta orden de inamovilidad" para evitar que se reedite la actitud asumida por el teniente coronel Ollanta Humala Tasso, en rebeldía desde el domingo contra el régimen de Fujimori.

Fuentes políticas oficialistas también dijeron a ANSA que Fujimori enfrenta "una fuerte conmoción" en varios estamentos del ejército a raíz de la rebelión de Humala al frente de un pequeño grupo de poco más de medio centenar de soldados, en la región sur del Perú.

Pero los temores de otras posibles rebeliones parecen señalar al ex asesor de Fujimori, Vladimiro Montesinos Torres, quien estaría alentando desde la clandestinidad un alzamiento militar contra el mandatario, a quien consideran como un traidor al grupo que dominó la escena política peruana de los últimos diez años.

Fuentes castrenses dijeron que las "pugnas" de Montesinos buscan, al parecer, desestabilizar a Fujimori, quien ya definió su alejamiento personal y político con su ex asesor, oculto desde hace varios días en algún lugar del Perú.

Muchos observadores diplomáticos advierten que si Fujimori no descabeza el aparato de influencia y decisión de Montesinos en la fuerza armada, aumentará el riesgo de un futuro de menos sobresalto político en este país.

La crisis política peruana ha llegado a uno de sus puntos más altos y todo indica que Fujimori trata de mantenerse en el poder con el respaldo de un sector militar y de la comunidad internacional, en particular de los Estados Unidos.

Fujimori, según analistas, parece caminar en las últimas horas con "pies de plomo" en medio de un "terreno minado" por los jefes militares que se mantienen leales al hasta ahora influyente en la estructura militar, Vladimiro Montesinos Torres, buscado por fuerzas policiales.

Montesinos se ha convertido en enemigo del propio Fujimori, quien durante los diez años de su gobierno lo protegió y elogió como la persona más allegada y "victoriosa" de su régimen.

Para el presidente Fujimori no será fácil remover a jefes militares que se mantienen firmes en sus puestos en las distintas regiones militares y en los órganos de ejecución del ejército, a donde llegaron por designación de Montesinos.

Mientras tanto se supo que al interior del Ejército, en particular, ya existe una fuerte corriente institucionalista de "respaldo" al mandatario para que en las próximas horas confirme el relevo de otros generales que aún forman parte de la promoción 1966, leal al ex asesor Montesinos Torres.

El nuevo Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y Jefe del Ejército, general Walter Chacón Málaga, amigo y ex camarada de armas de Montesinos, intentará hacer más fácil el relevo de al menos siete generales de división que mantienen cargos estratégicos en el ejército.

Fujimori, que destituyó de sus cargos a los tres comandantes generales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, y al propio cuñado de Montesinos, el general de división Luis Cubas Portal, piensa ahora cambiar a los generales Luis Delgado de la paz, Walter Jave Huangal, Roger Burgos León, Eduardo Ortega La Jara, Abrahan Cano Angulo, Percy Corrales Aranibar y Ricardo Sotero Navarro.

Estos generales, de la misma promoción de Montesinos (quien dejó el ejército con el grado de capitán por medida disciplinaria) controlan el 80 por ciento de las grandes unidades militares en todo el país.

Para Fujimori no será fácil utilizar la misma estrategia que le permitió, en pocas horas, neutralizar a Villanueva Ruesta y al cuñado de Montesinos, a quienes se les sindicaba como los cerebros de un golpe miieron de acuerdo en condenar "el terrorismo en todas sus formas".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores