Oposición a Fujimori gana Congreso de Perú

"Y va a caer, la dictadura va a caer", se escuchó cantar a un coro opositor al conocerse que Paniagua ganó al oficialista Ricardo Marcenaro por 64 votos contra 51. "Esta es seguramente la hora estelar de mi vida", dijo el nuevo titular del Congreso, tras tomar el juramento de rigor.

16 de Noviembre de 2000 | 15:58 | AP
LIMA.- El opositor Valentín Paniagua se convirtió este jueves en el nuevo presidente del Congreso peruano -tras ocho años de predominio oficialista- y con su elección se abrieron nuevos cauces de salida a la más grave crisis política de la última década en Perú.

"Y va a caer, la dictadura va a caer", se escuchó cantar a un coro opositor al conocerse que Paniagua ganó al oficialista Ricardo Marcenaro por 64 votos contra 51. "Esta es seguramente la hora estelar de mi vida", dijo el nuevo titular del Congreso, tras tomar el juramento de rigor.

"El acto democrático al que hemos asistido es una apuesta firme y resuelta por la recuperación ética y el saneamiento institucional del país... Quiero convocar a todos para emprender la tarea común que hoy el pueblo nos está reclamando", sostuvo. Su elección fue recibida con júbilo por los legisladores de oposición, que lo consideraron un "éxito de la democracia".

"Creo que lo que ha ocurrido el día de hoy es absolutamente histórico y revierte significativamente lo que ha sido la tendencia de todos estos años", comentó la legisladora opositora Gloria Helfer. La votación para elegir al nuevo presidente del Congreso atrajo enorme expectativa por las implicancias que puede tener para el futuro del desprestigiado gobierno del Presidente Alberto Fujimori, que hace frente a una grave crisis, desatada hace dos meses, por escándalos de corrupción que enlodaron al prófugo ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos.

Fujimori, abrumado por el escándalo, anunció la convocatoria de nuevos comicios para abril próximo, pero ha dicho que mantendrá el mando hasta julio. Para los partidos de oposición es importante que Fujimori deje el poder inmediatamente -dicen que sólo así habrá garantía de elecciones limpias- por ello se presenta como una fuerte posibilidad que dichos grupos, fortalecidos por la nueva directiva congresal, impulsen la declaratoria de vacancia de la presidencia.

"Estamos seguros que esto no va a ocurrir, con eso no se resuelve nada sino al contrario, se agravan los problemas del país", comentó Marcenaro. No obstante, Paniagua manifestó al respecto, que cualquier iniciativa fiscalizadora "encontrará un clima y un ambiente suficientemente amplio" como para ser sometida a juicio de los legisladores.

"Creo que la primera responsabilidad que tenemos es recuperar del modo más resuelto y decidido nuestras atribuciones de legislación y de fiscalización", señaló en rueda de prensa.

Congresistas oficialistas exhortaron a sus colegas a evitar un clima de confrontaciones y revanchas políticas. El Parlamento unicameral de 120 legisladores estuvo controlado por el ejecutivo desde el llamado autogolpe de 1992, cuando Fujimori cerró el Congreso, porque bloqueaba sus iniciativas.

Desde entonces, una mayoría oficialista sumisa le permitió gobernar a gusto y aprobar cuestionadas leyes, como la que le habilitó para postularse por tercera vez a la presidencia el 9 de abril pasado, pese a que la Constitución de 1993 prohibía la reelección por más de dos periodos consecutivos.

Las elecciones para la nueva directiva parlamentaria fueron posible a raíz de una serie de pugnas en el Congreso entre oficialistas y opositores que terminó en la destitución, este lunes, de la presidenta del legislativo la oficialista Martha Hildebrandt.

De otro lado, el poder ejecutivo también se ha visto remecido luego de declaraciones del vicepresidente Ricardo Márquez -encargado de la presidencia en ausencia de Fujimori, quien se encuentra en el exterior- que dijo ayer que se evalúa la composición de un nuevo gabinete de consenso para buscar un equilibrio frente a la actual crítica situación.

Sus declaraciones fueron desmentidas por Federico Salas, presidente del Consejo de Ministros, quien sostuvo que el gabinete se encuentra firme y sólido y que cualquier cambio sólo le corresponde a Fujimori. Los entredichos en el ejecutivo abonaron rumores de que Fujimori estaba tratando de conseguir asilo político en Malasia, pero la versión fue tajantemente desmentida por ministros y congresistas oficialistas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores