Mañana la justicia decidirá validez de escrutinios manuales en EE.UU.

Siete jueces de la Corte Suprema de Florida escucharán mañana a los abogados de George W. Bush y Al Gore sobre la legitimidad de los escrutinios manuales en tres condados de mayoría demócrata. De la batalla judicial depende la elección del próximo Presidente pero, luego de dos semanas de indefinición, el escepticismo entre los estadounidenses prevalece.

19 de Noviembre de 2000 | 17:19 | ANSA
NUEVA YORK.- Un domingo de espera se vive hoy en Estados Unidos, dado que siete jueces de la Corte Suprema de Florida escucharán mañana a los abogados de George W. Bush y Al Gore sobre la legitimidad de los escrutinios manuales en tres condados de mayoría demócrata.

De la batalla judicial depende la elección del próximo Presidente pero, luego de dos semanas de indefinición, el escepticismo entre los estadounidenses prevalece.

Sobre tal escepticismo se instaló el temor de un escenario en el cual Estados Unidos llegue a fin de año sin tener todavía el nombre del próximo titular de la Casa Blanca.

Desde Vietnam, donde hoy concluyó una histórica visita, el presidente Bill Clinton intentó dar seguridad al electorado confuso: "No deben pensar que este proceso sea negativo para Estados Unidos", dijo a la cadena CNN.

"Podría ser positivo para el país entender que hemos entrado en una nueva era, en la cual nadie tiene las llaves de la verdad", analizó el Presidente.

"Estamos todos tratando de comprender el futuro. Luego de estas elecciones, está claro que dos tercios de los estadounidenses quieren un centro dinámico que unifique a la gente y traiga progreso", dijo Clinton.

Pero en Florida, en Washington y en Texas, los representantes de las dos partes continuaron en posiciones intransigentes y en palabras y hechos tienen poco que ver con el "centro dinámico" mencionado por el actual Presidente.

Los abogados de Bush, al presentar en la Corte Suprema sus argumentos contra los escrutinios manuales, reclamaron que se considere la ilegitimidad porque venció el plazo estipulado por ley en Florida, del 14 de noviembre.

El sábado, los abogados de Gore enviaron por escrito sus razones a favor de la verificación manual de los votos, la cual, según ellos, ofrece garantías de democracia, además de permitir a su candidato una posibilidad de remontar el resultado final.

Las chances de revertir el resultado están en los números y, en particular, en las 600.000 boletas de Miami-Dade: bastaría una variación en el resultado del 0,5 por ciento para que el demócrata desembarque en la Casa Blanca.

El escrutinio mecánico de Miami-Dade comenzó esta mañana: durante ocho horas las autoridades electorales del condado volcaron en las computadoras las boletas seleccionadas, destinadas al examen humano.

No falta quien prevé, dada la cantidad del material, que el conteo se prolongue hasta diciembre.

Este dato y la amenaza de los abogados de nuevas acciones legales, tras el veredicto de la Corte Suprema, llevaron al líder del parlamento de Florida a conjeturar sobre una posible intervención.

Algunos influyentes personajes del Congreso imaginaron un escenario en el cual la asignación de los votos de la Florida sea objetada en el Capitol Hill en enero, dos semanas antes de la fecha prevista para el cambio de gobierno.

"Es un escenario espantoso; tengo miedo de que caigamos en él. Si fue difícil el 'impeachment', esto será mucho peor", profetizó el senador demócrata John Breaux en una entrevista al Washington Post.

En este cuadro los reflectores apuntan a los siete jueces, todos designados por los demócratas, de la Corte Suprema de Tallahasse.

Según los expertos legales, existen tres posibles veredictos.

La Corte puede ordenar que continúe el escrutinio manual en Broward, Palm Beach y Miami-Dade y los resultados se incluyan en el conteo final del voto, lo cual sería una victoria para Gore.

Puede, en cambio, emitir un veredicto de espera que autorice los conteos manuales pero aplazar la decisión sobre la inclusión de los resultados a fines de las asignación de los votos electorales, es decir, una salida que mantendría a ambos candidatos en juego.

En un tercer escenario, los jueces confirmarían la decisión del juez estadual Terry Lewis que autorizó a la secretaria de Estado de Florida Katherine Harris a asignar los votos electorales, en base a los conteos ya efectuados y los votos postales: en este caso Bush llegaría a la Casa Blanca, en ventaja sobre Gore de 930 votos, tras las verificaciones.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores