Líderes de la UE acuerdan paquete de reformas

Las autoridades gubernamentales respaldaron una profunda reestructuración de las normas de la Unión Europea con el objeto de garantizar que el bloque tenga capacidad de decisión sin que se vea abrumado una vez que la organización tenga 43 integrantes.

11 de Diciembre de 2000 | 09:32 | AP
NIZA.- Los líderes de la Unión Europea concluyeron una sesión de 18 horas hoy, lunes, con un acuerdo que reorganiza el bloque, y que según dijeron, permitirá una docena de nuevos miembros en los próximos años, en su mayoría de Europa del este.

El Canciller austriaco Wolfgang Schuessel les dijo a los periodistas que los líderes habían llegado a una acuerdo de reformas después de la sesión final que duró más de 18 horas.

Los líderes salieron visiblemente cansados de una maratónica sesión durante la cual, las naciones pequeñas que integran la UE se empeñaron en mantener una posición de credibilidad dentro del bloque una vez que comience su más ambiciosa expansión al aceptar a Chipre, Malta y otros 10 vecinos de Europa del este, probablemente para el año 2004 o el 2005.

"Este es un gran día para Europa", manifestó el Primer Ministro sueco Goeran Persson. "Estamos listos para expandirnos".

Los líderes respaldaron una profunda reestructuración de las normas de la UE con el objeto de garantizar que el bloque tenga capacidad de decisión sin que se vea abrumado una vez que la organización tenga 43 integrantes.

El acuerdo abarca cambios en la votación mayoritoria para las tomas de decisiones, la reorganización de la comisión ejecutiva de la UE y permitir que los miembros más inclinados a la integración tomen una posición de vanguardia si así lo desean.

Durante todo el domingo, Chirac planteó complicados cálculos para distribuir los votos de manera aceptable para todos, desde los cuatro mayores miembros de la UE: Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia, hasta el más pequeño, Luxemburgo.

Los portugueses se quejaron de que una amplia brecha de votos entre su país y su vecino España ponía en peligro la lucha portuguesa de ocho siglos por mantener una identidad nacional dentro de la Península Ibérica.

"Ahora mismo no podemos aceptar el tratado", dijo Seixas da Costa. "Los países grandes son los que están pidiendo más poder".

Suecia, Austria, Finlandia, Bélgica y Grecia apoyaron la reclamación portuguesa de un acuerdo más justo, dijeron funcionarios.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores