Firman normas de fair play para próximas elecciones peruanas

Siete agrupaciones políticas, de las ocho que postulan candidatos a la presidencia de Perú, suscribieron un pacto de no agresión en el que se comprometen a dejar de lado los ataques personales, a fin de tener una campaña electoral limpia para los comicios del próximo 8 de abril.

13 de Febrero de 2001 | 13:30 | AP
LIMA.- Siete agrupaciones políticas, de las ocho que postulan candidatos a la presidencia de Perú, suscribieron un pacto de no agresión en el que se comprometen a dejar de lado los ataques personales, a fin de tener una campaña electoral limpia para los comicios del próximo 8 de abril.

La firma del pacto cívico denominado "Para Elecciones Libres y Justas" se realizó el lunes por la noche y en ella participaron cuatro candidatos presidenciales y los representantes de otros tres postulantes. La única ausencia fue la de Solución Popular -alianza que reúne a grupos afines al ex Presidente Alberto Fujimori-- y que lidera Carlos Boloña, ex ministro de Economía del anterior gobierno.

El pacto, auspiciado por la Asociación Civil Transparencia, observadora electoral de comicios, postula la eliminación de la agresividad o de cualquier manifestación de violencia, así como de toda manipulación política en la campaña electoral.

Para vigilar el cumplimiento de esos compromisos se estableció la conformación de una comisión conformada por un representante de alto nivel y un suplente por cada una de las agrupaciones firmantes.

La comisión recibirá las quejas sobre alguna violación o incumplimiento del pacto. En calidad de testigos firmaron el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, monseñor Luis Bambarén, el jefe de la misión de observación de las Naciones Unidas, Olivier Adam, el director de la Organización de Estados Americanos en Perú, Patricio Chellew y el representante del Instituto Nacional Demócrata y misión Carter, Luis Nunes.

La motivación de Transparencia para auspiciar un pacto de no agresión se basó en la experiencia de los comicios de abril y mayo del año pasado, en los que Fujimori ganó su segunda reelección, en medio de acusaciones de fraude de sus adversarios, como la manipulación de los órganos electorales y la participación de las fuerzas armadas en la campaña electoral oficialista.

Eduardo Stein, quien era entonces jefe de la misión de observación electoral de la OEA y que volverá a serlo este año, admitió recientemente que "hubo un comportamiento claramente fraudulento" en el proceso electoral pasado.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores