Ejército israelí continúa intensa ofensiva contra palestinos

Violando los acuerdos de paz que establecieron zonas de seguridad y de control en territorios palestinos, el Ejército israelí continúa con la ofensiva armada con el objeto de frenar la violencia en la zona. Desde el comienzo de la Intifada de Al Aqsa en septiembre pasado, al menos 500 personas han muerto en un conflicto en que no vislumbra una pronta solución.

14 de Mayo de 2001 | 09:49 | Reuters
BEITUNIA.- Cinco policías palestinos murieron por fuego israelí en Cisjordania este lunes y helicópteros israelíes bombardearon puestos militares palestinos en la Franja de Gaza, destruyendo 10 vehículos blindados.

Miles de palestinos se reunieron frente a un hospital cisjordano, repitiendo "¡Venganza!", para una procesión fúnebre por los policías. Las víctimas, de entre 17 y 29 años, estaban a cargo de un pequeño puesto policial cerca de la población cisjordana de Beitunia, dijeron fuentes palestinas.

Raanan Guissin, asesor del Primer Ministro Ariel Sharon, dijo que los disparos fueron de soldados israelíes que habían sido atacados. Pero agregó que no sabía si las víctimas fueron los atacantes.

En cambio, el subcomandante de la policía palestina, teniente Ahmed Hanoun, dijo que creía que las víctimas fueron atacadas por francotiradores. Agregó que un sexto policía fue gravemente herido.

Mientras tanto, 10 instalaciones de seguridad palestinas, incluso unas oficinas del movimiento Al Fatah del líder palestino Yasser Arafat, fueron atacadas por helicópteros y cañoneras israelíes. Hubo cinco heridos, dijo un médico.

Aparentemente, los principales blancos del ataque fueron los blindados. Los palestinos dijeron que perdieron 10 y los israelíes que destruyeron ocho.

El ejército israelí informó que los ataques fueron de represalia por el "continuo terrorismo palestino y la violenta intensificación de los últimos días". Arafat calificó como "asesinatos" las muertes de Beitunia y dijo que fue una "operación sucia". Sostuvo que los ataques de Gaza no podrán desmoralizar a su pueblo, y que los israelíes pagarían por sus "crímenes".

También el lunes, el ejército israelí demolió una estación policial palestina y otros edificios en la aldea cisjordana de Shuwakeh, cerca de la ciudad de Tulkarem, en una zona en que los palestinos mantienen el control de la seguridad. El ejército dijo que los policías palestinos utilizaban la estación y los edificios para disparar contra las tropas israelíes.

Las fuerzas israelíes han entrado frecuentemente en las últimas semanas en territorio palestino, en operaciones de represalia por los ataques palestinos con armas automáticas y morteros.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores