Fuerzas filipinas inician ofensiva contra posiciones rebeldes

Iniciando una ofensiva contra el grupo rebelde que el domingo secuestró al menos a 20 personas, el Ejército filipino atacó posiciones del grupo Abu Sayyaf con el objeto de lograr la rendición del grupo armado y la liberación de los rehenes.

01 de Junio de 2001 | 09:41 | Reuters
BASILAN, Filipinas.- Tropas filipinas lanzaron este viernes una ofensiva contra rebeldes musulmanes que secuestraron a por lo menos 20 rehenes, poco después que la Presidenta Gloria Arroyo dijo que no retrocederá hasta que los guerrilleros se rindan o hayan muerto.

Un portavoz del grupo rebelde Abu Sayyaf dijo por teléfono a una emisora de radio que dos de los rehenes -entre los que se encuentran tres estadounidenses y 17 filipinos- murieron en el enfrentamiento y que los demás serían ejecutados si el ejército continuaba sus ataques.

La versión de los rebeldes no fue confirmada, pero despachos radiales informaron de la muerte de al menos 12 guerrilleros. Las fuerzas armadas dijeron que dos soldados murieron y más de una veintena de personas, entre ellas soldados y aldeanos, resultaron heridas.

Miles de aldeanos huyeron de la zona de combate en la montañosa isla de Basilan, 900 kilómetros al sur de Manila, mientras las fuerzas del gobierno usaban obuses y helicópteros armados con lanzacohetes para atacar a los rebeldes.

Arroyo proclamó que no retrocedería, pese a que familiares de algunos de los rehenes le rogaron que detuviera la ofensiva para evitar más pérdida de vidas. "Las operaciones militares son la única opción", dijo Arroyo en una entrevista concedida a Reuters. "Si los bandidos deciden en sus corazones entregar a sus rehenes incondicionalmente, entonces ésa es la otra opción".

Arroyo, quien mencionó a Margaret Thatcher, Golda Meir y la reina Isabel I entre las mujeres a las que admira, dijo: "Estamos mostrándole al mundo que estamos imponiendo la ley. Esa es nuestra respuesta. No nos rendiremos ante elementos anárquicos. Tenemos un trabajo que hacer y lo haremos lo mejor posible".

A una pregunta sobre posibles víctimas entre los rehenes, Arroyo respondió: "No creo que sea prudente hablar de las consecuencias". El Ejército dijo que no tenía información de que alguno de los rehenes hubiera resultado herido en el enfrentamiento, el primero entre los guerrilleros y los soldados del gobierno que los buscaban desde que secuestraron las 20 personas en una isla balneario el domingo.

Jefes militares dijeron que los rebeldes estaban huyendo con sus cautivos hacia un bastión en la cima de una montaña de 567 metros de altura. Los soldados trataban de mantenerse "en contacto" y disparaban esporádicamente, dijo un oficial.

Una mujer filipina, que parecía a punto de llorar y declaró a una emisora de radio que era una de los rehenes, apeló a las fuerzas armadas para que suspendieran sus operaciones. "Estamos bien, pero estos encuentros nos van a costar la vida. Tenemos niños con nosotros. Les ruego que reconsideren, que se sienten a negociar y traten de hallar una vía para que todos regresemos ilesos", dijo la mujer.

Según ella, los tres rehenes estadounidenses estaban en su grupo.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores