EMOLTV

Intentan salvar foro sobre racismo tras retiro de EE.UU. e Israel

El enfrentamiento a causa los intentos de catalogar al estado judío de país racista, ha desviado la atención de otros asuntos que debían ser abordados en la conferencia de las Naciones Unidas -un encuentro organizado con el objeto de trazar un plan internacional para combatir la discriminación.

04 de Septiembre de 2001 | 21:37 | AP
DURBAN.- Representantes de Sudáfrica y de los países europeos se esforzaban el martes por salvar del fracaso la Conferencia de la ONU contra el Racismo, luego que Estados Unidos e Israel abandonaron el encuentro en protesta por los intentos de catalogar al estado judío de país racista.

El enfrentamiento a causa del lenguaje contencioso ha desviado la atención de otros asuntos que debían ser abordados en la conferencia de las Naciones Unidas -un encuentro organizado con el objeto de trazar un plan internacional para combatir la discriminación.

Citando el renovado esfuerzo por hallar una solución la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Mary Robinson, insistió en que la conferencia no se había desviado. Indicó que las referencias sobre el conflicto israelí-palestino fueron retiradas temporalmente del documento, mientras que los sudafricanos planteaban un lenguaje adecuado para sustituirlas.

"Existe la convicción de que hemos vuelto al rumbo", dijo Robinson, que organizó la reunión.

Un grupo de trabajo de sudafricanos y belgas, representando a la Unión Europea, al igual que los delegados de Noruega, Namibia y los palestinos habían comenzado a estudiar el nuevo lenguaje usado por Sudáfrica, dijo un vocero belga el martes por la noche. El grupo planeaba trabajar durante la noche, y esperaban tener un compromiso listo para el miércoles.

"Consideramos que este borrador constituye una base aceptable para las negociaciones", dijo Koen Vervaeke, portavoz del canciller de Bélgica, Louis Michel. No dio detalles.

Olivier Alsteens, otro vocero belga, opinó que la UE deseaba resultados de las conversaciones dentro de 24 horas.

"Después de 24 horas evaluarán si existe oportunidad para un acuerdo", comentó Alsteens. "Si las negociaciones no han terminado para entonces y vemos que existe una oportunidad para un acuerdo continuaremos".

En el texto inicial, Israel es la única nación señalada para ser condenada. Entre los puntos espinosos figuraban las referencias a la "práctica racista del sionismo" y la calificación del movimientos para establecer un estado judío como una ideología "basada en la superioridad racial".

Estados Unidos e Israel habían advertido que se retirarían de la conferencia si el texto de la declaración final escogía a Israel para sus críticas.

Cuando una fórmula de transacción elaborada por Noruega fue rechazada por los países árabes, los estadounidenses e israelíes decidieron abandonar la conferencia y acusaron a los árabes de utilizarla como foro para colocar a Israel en una situación embarazosa.

En un intento de lograr una transacción, la Unión Europea, la Liga Arabe y Sudáfrica sostuvieron una reunión que duró hasta las primeras horas del martes, dijo Olivier Alsteens, vocero del canciller belga Louis Michel, que representó la UE en la reunión.


"Deseamos un texto corto y bien equilibrado", dijo Alsteens. "Europa no puede aceptar que la conferencia respalde sólo una parte del conflicto" del Medio Oriente.

El canciller sudafricano Nkosazana Dlamini-Zuma colaboraba con el grupo para tratar de llegar a un acuerdo. Los tres grupos se reunieron en la mañana del martes y continuaron las reuniones durante el día.

La declaración emitida en Durban la mañana del lunes, el secretario de Estado Colin Powell, que permaneció en Washington, denunció el borrador de declaración como un "texto insidioso" y anunció que retiraba la delegación de Estados Unidos de la conferencia.

Al retirarse la delegación norteamericana dijo que no se retiraba completamente de la conferencia y dejó al cónsul general de Washington en Durban, Craig Kuehl, que permaneció en calidad de delegado.

No obstante, la portavoz de la delegación, Judy Moon, dijo que Estados Unidos había suspendido del todo su participación en la conferencia y que Kuehl la observaría como funcionario norteamericano responsable de informar sobre los acontecimientos de Durban.

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, consideró "desafortunado" el retiro de Estados Unidos e Israel. "En estas circunstancias, cada país debe estar en la mesa para discutir", dijo Annan, durante una visita a Ruanda.

Diversas organizaciones pro derechos humanos expresaron también decepción por la iniciativa estadounidense.

Las delegaciones judías en la conferencia anunciaron el martes que también se retirarían.