EMOLTV

Ataque a Estados Unidos: FBI tiene más de 700 pistas

Desde los restos de aviones secuestrados hasta las intercepciones telefónicas, el FBI recogía pruebas el miércoles en su búsqueda de los responsables del ataque terrorista desatado contra edificios de Nueva York y Washington.

12 de Septiembre de 2001 | 10:54 | AP
WASHINGTON.- El FBI tiene 700 pistas en la investigación de los ataques terroristas del martes, pero hasta ahora no se han realizado detenciones, dijo un funcionario del Departamento de Justicia.

Sobre la base de algunas llamadas telefónicas frenéticas realizadas por pasajeros minutos antes de que los aviones se estrellaran, el gobierno cree que los secuestradores eran pilotos, y que había entre tres y cinco secuestradores en cada uno de los cuatro aviones, dijo Mindy Tucker, vocera del Departamento de Justicia.

"Por lo que sabemos, parece que los secuestradores eran pilotos diestros", dijo Tucker.

La funcionaria se negó a comentar sobre pruebas que vinculan los atentados con el exiliado saudí Osama bin Laden o si las autoridades tienen órdenes de allanamiento.

Algunos legisladores creen que bin Laden fue el autor intelectual de los atentados. "No creo que todos en el Congreso posean suficiente información para formular es a hipótesis", dijo Tucker.

Dijo que los investigadores siguen las pistas creíbles, pero se negó a responder si el gobierno está en condiciones de practicar alguna detención.

Las oficinas de terrorismo, crímenes violentos e inteligencia del Departamento de Justicia participan de la investigación. El titular del departamento, John Ashcroft, se reunirá el miércoles con legisladores, del director del FBI Robert Mueller y otros funcionarios.

Desde los restos de aviones secuestrados hasta las intercepciones telefónicas, el FBI recogía pruebas el miércoles en su búsqueda de los responsables del ataque terrorista desatado contra edificios de Nueva York y Washington.

En el Pentágono y el Centro de Comercio Mundial, los agentes examinaban los escombros en busca de pistas.

"El equipo de rescate de pruebas del FBI ha hallado secciones del fuselaje" frente al edificio del Pentágono, dijo el miércoles el jefe policial del condado de Fairfax, Michael Tamillow. "Ahora estamos identificando piezas menores del avión. Todo el mundo busca la cajita negra de las grabaciones".

Esas cintas podrían contener grabaciones de las conversaciones en las cabinas de los aviones secuestrados.

Un foco de las investigaciones estaba en La Florida, donde los agentes solicitaban órdenes de registro tras obtenerse pruebas de que individuos sospechosos operaban en la región, dijeron funcionarios.

"Todo apunta en la dirección de Osama bin Laden", dijo el senador Orrin Hatch, el republicano de mayor rango en la Comisión Judicial del Senado.

Un manifiesto de vuelo de uno de los aparatos secuestrados incluía el nombre de un sospechoso de ser partidario de bin Laden. Y la inteligencia norteamericana interceptó comunicaciones entre partidarios de bin Laden en las cuales se hablaba sobre los ataques contra las torres del Centro de Comercio Mundial y el Pentágono, dijo Hatch a The Associated Press.

"Han interceptado alguna información que incluyó a individuos asociados con bin Laden, los cuales reconocieron que un par de objetivos habían sido alcanzados", dijo Hatch sin entrar en detalles.

Los funcionarios advirtieron que era demasiado temprano para deslindar responsabilidades, pero dijeron que las pruebas iniciales apuntaban hacia bin Laden.

Los dirigentes talibán de Afganistán, donde se cree que está escondido bin Laden, dijeron dudar de que el acaudalado saudí pudiese ser el autor intelectual de los ataques. Bin Laden ha sido vinculado con ataques terroristas previos contra instalaciones norteamericanas en el extranjero.

Se cual fuere el caso, los detalles recogidos en las horas que siguieron inmediatamente a las devastadoras acciones en Nueva York y Washington indicaron la existencia de una conjura planeada y ejecutada por secuestradores armados con cuchillos, a fin de asegurar el mayor número posible de víctimas en dos de los edificios más conocidos de Estados Unidos.

Funcionarios de las agencias de seguridad dijeron a la AP que las pruebas iniciales indican que los agresores podrían haber estudiado la operación de aeronaves de gran tamaño y habrían secuestrado aviones de vuelos continentales con gran cantidad de combustible a fin de asegurarse de explosiones espectaculares y la máxima destrucción posible.

Se cree que millares de personas perecieron en Nueva York y Washington.

Las llamadas de despedida de una azafata y algunos pasajeros de los cuatro vuelos secuestrados describieron una situación similar: secuestradores que trabajaban en grupos de tres a cinco, armados con cuchillos con los cuales agredieron en algunos casos a los tripulantes, que se adueñaron de la cabina de vuelo y dirigieron los aviones hacia sus objetivos.

Uno de los pasajeros era Bárbara Olson, esposa del funcionario federal Theodore Olson, que llamó a su esposo durante el secuestro del vuelo 77 de American Airlines, que despegó del aeropuerto internacional Dulles de Washington con destino a Los Angeles.

Olson dijo a su esposo que los agresores habían utilizado instrumentos similares a cuchillos para asumir el control del aparato y habían obligado a los pasajeros a replegarse hacia el fondo de la nave.

El aparato se estrelló contra una sección del Pentágono.

Lee Hanson, de Easton, Connecticut, recibió dos llamadas similares de su hijo, que volaba con su esposa y su niño de Boston a Los Angeles, en un aparato que luego se estrellaría contra una torre del Centro de Comercio Mundial.

Hanson dijo que recibió dos llamadas cortas de su hijo quien le dijo que un sobrecargo había sido acuchillado y que el aparato iba a estrellarse, dijeron autoridades.

Una azafata del segundo avión que chocó contra el Centro Mundial de Comercio llamó a un número de emergencia e informó que los otros tripulantes habían sido acuchilleados, y que el avión iba a estrellarse en Nueva York, dijeron fuentes de American Airlines.

Alice Hoglan, de San Francisco, dijo que su hijo Mark Bingham, de 31 años, la llamó desde el vuelo 93 de United Airlines y le dijo que el aparato había sido secuestrado por "tres hombres que dicen que tienen una bomba".

El avión cayó a tierra en Pensilvania.

Hatch y otras autoridades confirmaron que habían descubierto vínculos entre la organización de bin Laden y por lo menos uno de los sospechosos que aparecía en el manifiesto de vuelo de un aparato.

El FBI había solicitado órdenes de registro en el condado de Broward, en el sur de la Florida, y en Daytona Beach, en el centro de la costa atlántica del mismo estado.

Un automóvil fue remolcado por las autoridades de uno de esos condados.

"Esta es una situación de guerra", dijo el senador republicano Charles Grassley.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo