Blair reunió por primera vez al gabinete de guerra

Con estas reuniones, que serán "habituales", Blair quiere coordinar la participación británica en la ofensiva militar contra blancos estratégicos del régimen talibán de Afganistán, donde se esconde Osama Bin Laden, el saudí buscado por EEUU como responsable de los atentados del pasado 11 de septiembre.

09 de Octubre de 2001 | 07:16 | EFE
LONDRES.- El primer ministro británico, Tony Blair, reunió por primera vez hoy a su gabinete de guerra para analizar los ataques militares contra Afganistán, antes de partir hacia Omán para visitar a los soldados de su país.

Con estas reuniones, que serán "habituales", Blair quiere coordinar la participación británica en la ofensiva militar contra blancos estratégicos del régimen talibán de Afganistán, donde se esconde Osama Bin Laden, el saudí buscado por EEUU como responsable de los atentados del pasado 11 de septiembre.

La reunión de hoy empezó a las 08:30 GMT y terminó poco después de las 09:15 GMT, menos tiempo del esperado, debido a la apretada agenda que tenía Blair hoy por su viaje a Omán para visitar a los soldados británicos desplegados como parte de la misión aliada.

El gabinete de guerra está formado por el viceprimer ministro, John Prescott; el titular de Economía, Gordon Brown; Exteriores, Jack Straw; Interior, David Blunkett; Defensa, Geoff Hoon; Desarrollo Internacional, Clare Short; el líder del grupo parlamentario laborista, Robin Cook, y el jefe del Alto Estado Mayor, almirante Michael Boyce.

No obstante, el ministro de Defensa Hoon estuvo ausente en este primer encuentro, ya que viajó en la noche del lunes a Moscú para entrevistarse con su colega ruso, Serguei Ivanov.

Esa visita, programada desde hacía un tiempo, ha sido calificada como "de rutina" por el Ministerio de Defensa, pero se da por seguro que se analizará el comienzo de los ataques militares contra Afganistán.

Al término de la reunión del gabinete de guerra, ninguno de los ministros quiso hacer declaraciones, con la excepción de Clare Short, que se limitó a decir a los periodistas que los bombardeos contra Afganistán son "lamentables pero necesarios".

Hasta ahora, Short se mostraba renuente a apoyar con firmeza la participación militar británica en Afganistán por temor a la crisis humanitaria que ello pudiera ocasionar.

Poco antes del comienzo del encuentro, el líder del grupo parlamentario laborista, Robin Cook, declaró a la BBC que Bin Laden supondrá una amenaza terrorista para el Reino Unido y otras naciones occidentales durante años, a menos que se le haga frente.

En su opinión, Bin Laden y su organización Al Qaeda no dudarían en perpetrar otra acción terrorista si tuvieran la oportunidad.

No obstante, Cook, quien fue ministro de Exteriores hasta junio pasado, recalcó que es "vital" que la alianza se mantenga unida y dispuesta a detener a Bin Laden antes de que pueda atacar otra vez.

"Es por ello que nos hemos movido para tomar medidas contra él y el Gobierno que le acoge y es por ello que es tan importante llevar esta acción hasta el final", añadió Cook.

La participación de los ministros de Economía y Desarrollo Internacional en el gabinete de guerra pone de manifiesto la preocupación de Blair por la situación de los refugiados afganos y la necesidad de mantener la estabilidad en la economía global.

El equipo que integra este gabinete es muy superior al que estableció la ex primera ministra conservadora Margaret Thatcher durante la guerra de las Malvinas en 1982.

En ese conflicto, que enfrentó al Reino Unido y Argentina por la posesión de esas islas del Atlántico Sur, Thatcher se limitó a reunir al viceprimer ministro de entonces, Willie Whitelaw; el titular de Defensa, John Nott; el ministro de Exteriores, Francis Pym, y el presidente honorario de los "tories", Cecil Parkinson.

Al margen de la agenda política, la atención hoy en Londres está centrada en la noticia de la liberación el lunes de la periodista británica Yvonne Ridley, quien estuvo detenida diez días en Afganistán por entrar ilegalmente en ese país.

Según relató Ridley en un artículo que publicó hoy en su periódico "Daily Express", estuvo en huelga de hambre, en una celda plagada de ratones y mantuvo en secreto las notas que escribía, sobre sus días de cautiverio, en el interior de una caja de pasta dentífrica y en un papel de jabón.

La informadora fue arrestada el pasado 28 de septiembre sin pasaporte en la ciudad de Jalalabad, en el sureste de Afganistán y a catorce kilómetros de la frontera con Pakistán.
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas