EMOLTV

George W. Bush recibió a Vladimir Putin en su rancho de Texas

El Presidente norteamericano tiene previsto continuar con su colega ruso, las conversaciones que iniciaron en Washington sobre una nueva relación estratégica entre ambas potencias.

14 de Noviembre de 2001 | 21:21 | REUTERS
CRAWFORD.- El Presidente norteamericano, George W. Bush, recibió el miércoles a su colega ruso, Vladimir Putin, en su rancho de Texas, con la esperanza de que su hospitalidad pueda ayudar a suavizar el escepticismo del líder del Kremlin sobre los planes de defensa antimisiles de Estados Unidos.

En medio de una ligera y pertinaz lluvia, Bush condujo él mismo en una camioneta blanca a Putin y a su esposa al rancho.

"Todavía me acuerdo cómo manejar", dijo sonriendo Bush, quien está más acostumbrado a que lo transporten de un lado a otro en limusinas y cuando tiene tiempo prefiere montar a caballo.

"El Presidente trajo la lluvia, algo por lo que siempre estamos agradecidos en el estado de Texas", gritó Bush a los periodistas desde el volante de su camioneta Ford, con Putin a su lado y las esposas de ambos, Laura Bush y Lyudmila Putin.

El Mandatario ruso, vestido con pantalones y camisa negros, se convirtió en el primer líder extranjero que visita el rancho de Bush, Prairie Chapel, que tiene una extensión de 647 hectáreas.

Un helicóptero de la Marina estadounidense llevó a Putin y a su esposa hasta el rancho, donde los esperaba el matrimonio Bush. Al bajar del helicóptero, Lyudmila Putin ofreció una rosa amarilla a Laura Bush.

"Vamos a hacer una gira por el rancho. Quiero mostrarle algunos de mis lugares favoritos", dijo Bush, vestido con botas y pantalones de vaquero desteñidos y chaqueta deportiva.

Una gran recepción en la que participarán 28 personas se estaba preparando en el rancho para más tarde. La cena constará de algunos de los platos favoritos de Texas: filete ahumado de ternera sazonado con pimienta y asado con leña, bagre sureño frito y patatas y pimientos asados, mezclados con habichuelas.

El postre será pastel de nueces.

Crawford, un pequeño pueblo de 631 habitantes situado en las afueras de Waco, en el centro del estado norteamericano de Texas, preparó una cálida bienvenida para los dos líderes con pancartas que realizaron los niños de escuelas locales y decoraciones en las cercas de la carretera que conduce a la ciudad.

"Texas le dice 'howdy' (hola) al Presidente Putin", decía una pancarta.

Bush tiene previsto continuar con Putin las conversaciones que iniciaron en Washington sobre una nueva relación estratégica entre ambas potencias.

"La mejor diplomacia comienza con el conocimiento mutuo", afirmó Bush.

El encuentro de esta semana es la tercera reunión entre Bush y Putin, y la cálida química entre los dos líderes aparentemente no se deterioró cuando se reunieron el martes en la Casa Blanca.

"Usted es la clase de persona con quien me gustaría estar en una trinchera", dijo Bush a Putin en la reunión efectuada en la Oficina Oval de la Casa Blanca, de acuerdo con un funcionario estadounidense de alta jerarquía.

Ambos líderes acordaron recortar en dos tercios sus arsenales nucleares, aunque no lograron resolver las diferencias en torno a los planes de Estados Unidos de construir un sistema de defensa antimisiles.

En Crawford, ambos líderes tratarán nuevamente de avanzar respecto al tema de defensa antimisiles, dijo Bush. Sin embargo, no demostró que cedería en su objetivo de abandonar el tratado de Misiles Antibalísticos (ABM por sus siglas en inglés) de 1972 a fin de desplegar un escudo antimisiles.

Putin considera que el tratado es la piedra angular de la relación estratégica entre los dos países.

"Tiene algunas preocupaciones sobre la eliminación del Tratado ABM", dijo Bush en Waco.

"Lo escuché con detenimiento. Pero le aclaré que debemos superar los vestigios del pasado", agregó el mandatario estadounidense.

Bush dijo que no esperaba que en Crawford se llegara a un acuerdo relevante.

"No creo que exista un momento particular en el que se produce un adelanto de envergadura en una relación", dijo. "En realidad, lleva tiempo. Lleva tiempo consolidar la confianza necesaria para que sepa que voy a cumplir con mi palabra cuando digo que voy a hacer algo y viceversa", agregó.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo