Caníbal de Rotemburgo se defiende con eutanasia

Armin Meiwes dijo que había considerado el homicidio que cometió como un acto de asistencia, como auxilio de suicidio e insistió en que todo lo hizo con el consentimiento de su víctima.

08 de Diciembre de 2003 | 10:59 | DPA
KASSEL, Alemania.- Armin Meiwes, el alemán de 42 años procesado por haber dado muerte y comido a su víctima delante de cámaras, rechazó hoy los cargos de asesinato que se le imputan.

’’Consideré el homicidio como un acto de asistencia, como eutanasia, como auxilio al suicidio’’, sostuvo el acusado, conocido como el ’’caníbal de Rotemburgo’’, por la idílica localidad en el norte de Alemania en la que tuvieron lugar los macabros hechos.

’’Es un tabú, por el cual me tengo que justificar ante Dios y ante el mundo’’, admitió. Dijo además que al examinar su expediente, se le cruzó por la cabeza que ’’si hubiera ido un par de años antes al psicólogo, no habría llegado tan lejos’’.

Al dar comienzo el juicio en la ciudad de Kassel el 3 de diciembre pasado, el experto en computación Meiwes confesó que mató a un ingeniero de Berlín, lo descuartizó y comió la mayor parte de su cuerpo que conservó trozada y congelada en su casa.

El acusado insistió en que lo hizo con el consentimiento expreso de la víctima. El año pasado, cuando fue detenido por la policía, estaba abocado nuevamente a la búsqueda de más víctimas por medio de un anuncio en Internet.

’’Espero encontrar pronto una nueva víctima, la carne se me está terminando’’, escribió por vía de correo electrónico a un amigo. Le precisó que esperaba encontrar una víctima con la cual compartir una comida con carne de la anterior.

La segunda vista de hoy será una de las más duras para el jurado de Kassel, al que serán proyectadas las cintas de vídeo con las imágenes del escabroso suceso que se remonta a marzo de 2001.

Doce personas -tres jueces, tres miembros del jurado, tres especialistas y los abogados de la Fiscalía y la defensa así como el propio acusado- verán esta tarde entre 90 minutos y dos horas de las cintas a puerta cerrada.

Meiwes ha sido acusado por cargos de asesinato ’’para satisfacción de los instintos sexuales’’ y de ’’perturbar la paz de los muertos’’, por los que podría ser condenado a cadena perpetua.

La defensa, por su parte, aboga por una pena menor alegando que la víctima había pedido expresamente que lo matara y era consciente de la suerte que corría. La condena máxima en estos casos es de cinco años de cárcel.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores
noticias más vistas