Muro de Israel colapsa el sistema sanitario de los palestinos

Un estudio que publicará próximamente el Instituto de Salud, Desarrollo, Información y Política palestino, afirma que un 20% de los casos de muerte infantil en los últimos tres años son el resultado de la barrera de defensa que construye Israel.

28 de Enero de 2004 | 14:37 | EFE
RAMALLÁ.- El muro que Israel construye en el territorio de Cisjordania y que encierra a la población palestina en enclaves, supone el colapso del sistema sanitario del que depende el pueblo árabe.

"La construcción del muro es una medida draconiana que supone la destrucción del sistema de sanidad", dice el doctor Mustafá Barguti, director de la organización no gubernamental Instituto de Salud, Desarrollo, Información y Política.

Según un estudio que publicará próximamente el Instituto, un 20 por ciento de los casos de muerte infantil en los últimos tres años -desde que empezó el actual levantamiento palestino contra la ocupación israelí- son el resultado de la barrera y de los 730 puestos militares con los que el Ejército controla el movimiento de los palestinos en toda Cisjordania.

Además de los niños, los sectores de la población más afectados son las mujeres embarazadas, los discapacitados y aquellos que sufren de enfermedades crónicas, en particular los enfermos de cáncer, muchos de los cuales simplemente mueren sin recibir tratamiento.

No obstante, "el impacto de la barrera hasta el momento es tan sólo la punta del iceberg", asevera Barguti, quien preside la Unión de Comités Palestinos de Asistencia Médica.

El Gobierno israelí ha aprobado hasta la fecha la construcción de las dos primeras fases de la barrera, es decir 375 kilómetros de vallas electrónicas que en varias zonas se convierten en un muro de cemento de más de ocho metros de alto.

Este tramo de la barrera, cuya primera fase ha sido completada, transcurre a lo largo de la llamada "línea verde" -que separa Cisjordania de Israel-, pero dentro de tierras palestinas y crea 22 enclaves donde 71 clínicas y centros de salud quedarán aislados del resto de Cisjordania junto a sus cerca de 450.000 habitantes palestinos.

Los enclaves son zonas cerradas por la barrera y están emparedados entre la valla o muro y la "línea verde" -pactada por medio de los acuerdos de armisticio de Rodas firmados en 1949, tras la guerra que dio paso a la creación de Israel- o también, entre la primera barrera y una segunda "de profundidad" que las autoridades israelíes construyen paralelamente en algunas zonas.

Las autoridades israelíes han construido puertas en la barrera, donde permanecen apostados sus agentes de seguridad, quienes las abren y cierran según su criterio.

Por ejemplo, Qalqilia es una ciudad de 40.000 habitantes totalmente rodeada por un muro de cemento de ocho metros de alto que cuenta con una única apertura controlada por el Ejército israelí y que recientemente, ha sido cerrada durante semanas.

Como resultado, miles de sus habitantes han abandonado sus viviendas en esa localidad.

Según Barguti, "es evidente que el muro tiene como objetivo una expulsión forzada de la población palestina por lo que las organizaciones de ayuda humanitaria tienen el deber de ayudar a la población a sobrevivir y permanecer en sus hogares".

El Primer Ministro israelí Ariel Sharon, ha declarado repetidamente que el objetivo de la barrera es tanto evitar los ataques suicidas, que han resultado en la muerte de cientos de civiles israelíes en los últimos tres años, como la separación de la población palestina para evitar su infiltración y asimilación en Israel.

Con la construcción de la tercera fase de la barrera, otros 375 kilómetros a lo largo del valle del Jordán y todavía pendiente de la aprobación del Gobierno israelí, la población palestina en Cisjordania quedará encerrada en cuatro grandes "bolsillos".

Según Barguti, "en estos momentos no existe suficiente presión por parte de la comunidad internacional para evitar el levantamiento de la tercera fase, que por su parte acabará con la contigüidad y viabilidad de un futuro Estado palestino".

Esta situación ha llevado en los últimos meses a que se vuelva a debatir la creación de un estado bi-nacional con palestinos e israelíes juntos como ciudadanos con igualdad de derechos en todo el territorio de Israel, Cisjordania y la franja de Gaza, como solución al conflicto.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores