Homicida murió ejecutado en Texas

Edward Lagrone dijo que no estaba "triste ni arrepentido", tras haber cometido un triple asesinato en Fort Worth.

12 de Febrero de 2004 | 09:34 | AP
HUNTSVILLE, Texas.— El homicida Edward Lagrone, declarado culpable en dos ocasiones, fue ejecutado por haber cometido un triple asesinato en Fort Worth donde una de las víctimas era una niña de 10 años que dejó embarazada.

"Sólo quiero decir que no estoy triste ni le tengo rencor a nadie", dijo Lagrone en una breve declaración antes de ser ejecutado ayer por la noche. "Como he dicho desde el primer día, yo no los maté. Pero no soy mejor que las personas que lo hicieron".

Concluyó diciendo: "Jesús es Señor. Es todo lo que tengo que decir".

Lagrone, de 46 años, fue declarado muerto a las 6:18 de la tarde, siete minutos después de que los fármacos letales comenzaron a fluir por las venas de sus brazos.

Las pruebas médicas indicaron que la niña Shakeisha Lloyd tenía 17 semanas de embarazo cuando Lagrone —que había sido puesto en libertad en 1984 tras cumplir siete años de una condena a 20 por homicidio— penetró en la vivienda de la familia como a las 4:00 de la madrugada y comenzó a disparar una pistola.

Dos de las tías de la niña murieron, y un tío resultó herido.

"Simplemente era un asesino a sangre fría", dijo David Montague, fiscal a cargo del caso.

Las autoridades creen que Lagrone estaba furioso porque la madre de Shakeisha, Pamela Lloyd, no quería retirar una demanda por violación sexual que presentó contra él por embarazar a su hija. Lloyd alguna vez salió como pareja de Lagrone.

La Corte Suprema federal, en respuesta a una apelación presentada por los abogados de Lagrone, rechazó revisar su caso y detener el castigo.

Un jurado deliberó menos de una hora antes de declararlo culpable de homicidio merecedor de la pena capital.

"Me hizo sentir bien, realmente bien", dijo el tío de la niña, Billy Paul Lloyd padre, que presenció el castigo. "Ahora sé que ya no puede herir a otra madre, padre, nieta, o sobrina. Se ha ido".

Lagrone es el quinto interno de Texas ejecutado este año.

Otro reo condenado a muerte, Bobby Ray Hopkins, deberá ser ejecutado este jueves por el asesinato de dos mujeres en el condado de Johnson, en 1993.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores