"Marines" se preparan para viajar a inmediaciones de Haití

Fuentes militares dijeron que el Pentágono podría ordenar la partida del contingente militar en cualquier momento, aunque el Gobierno estadounidense aparenta mantener la esperanza de que la oposición y el Presidente haitiano, Jean-Bertrand Aristide, lleguen a un acuerdo.

28 de Febrero de 2004 | 08:21 | EFE
WASHINGTON.- Más de 2.000 infantes de Marina de Estados Unidos con base en Camp Lejeune (Carolina del Norte) han intensificado sus preparativos para viajar a las inmediaciones de la costa de Haití, asolado por el caos y la violencia.

Fuentes militares dijeron que el Pentágono podría ordenar la partida del contingente militar en cualquier momento, aunque el Gobierno estadounidense aparenta mantener la esperanza de que la oposición y el Presidente haitiano, Jean-Bertrand Aristide, lleguen a un acuerdo.

La operación puede ser llevada a cabo por la 24 Unidad Expedicionaria de Infantería de Marina a bordo de tres buques, uno de ellos el navío de asalto anfibio "Saipan".

Los buques esperan la orden en Norfolk (Virginia) de donde zarparían para recoger a la unidad de marines en Camp Lejeune (Carolina del Norte), para iniciar un viaje de cuatro o cinco días hasta las inmediaciones de Haití.

El "Saipan" está equipado con aviones de combate de despegue vertical "Harrier" y helicópteros de ataque y transporte. Los otros dos buques del grupo son el "Oak Hill" y el "Trenton".

Durante el despliegue militar realizado en 1994 para devolver a Aristide al poder tras un golpe de Estado, EE.UU. envió a Haití unos 20.000 militares.

La posibilidad de una pronta partida del contingente militar aumentó tras informarse de que la violencia se ha recrudecido en Puerto Príncipe, la capital haitiana cercada por las fuerzas rebeldes que exigen la renuncia de Aristide.

No obstante, el Presidente norteamericano, George W. Bush, aseguró el jueves que Estados Unidos continúa buscando un acuerdo político, sin revelar detalles de ese pacto.

Aunque no ha sido tan directo como Francia, que instó la salida de Aristide, el secretario de Estado, Colin Powell, ha cuestionado la capacidad del Presidente haitiano de mantener un Gobierno en las actuales circunstancias.

El viernes, el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, dijo que Washington sigue dialogando con el Gobierno y la oposición para "tratar de lograr un acuerdo político que pueda calmar las cosas. Creemos que todas las partes tienen una gran responsabilidad".

Por otra parte, Bush explicó que "estamos planeando una fuerza multinacional que pueda ir y garantizar que se entrega ayuda humanitaria", entre otros objetivos.

Aún así, insistió en que la llegada de tropas a suelo haitiano tiene que estar precedida de "cierta estabilidad para que (la fuerza) pueda ir", lo que "depende de un acuerdo político".

Sin embargo, ese acuerdo político parece haberse esfumado totalmente después de que Aristide insistiese el jueves en que no abandonará el poder.

En una entrevista para la cadena de televisión CNN, el presidente haitiano pidió a EE.UU. que cumpla un acuerdo de enviar un contingente militar a su país para combatir a las fuerzas rebeldes que calificó de "narcotraficantes, asesinos y terroristas".

"No podemos ceder ante los terroristas. Tenemos una responsabilidad que cumplir. Tenemos que hacer lo que creemos que es correcto", dijo.

El presidente haitiano señaló que desde su retorno al poder mediante la intervención militar de EE.UU. en su país existe un acuerdo entre ambos países para luchar contra los terroristas y el narcotráfico.

También manifestó que ante la situación y de concretarse su salida, ésta sería otro "golpe de Estado en un país asolado por los golpes de Estado" y un revés para los esfuerzos que se han hecho por consolidar la democracia.

La gravedad de la situación quedó ilustrada nuevamente el viernes cuando la Organización de Estados Americanos (OEA), el organismo regional que había buscado la normalización democrática del país, decidió enviar parte de su personal en Puerto Príncipe a la vecina República Dominicana.

El secretario general adjunto de la OEA, Luigi Einaudi, dijo que "en este momento, cuando la situación se está deteriorando, todos los gobiernos y organizaciones presentes en Haití han tenido que reducir la exposición (al riesgo) de su personal".

Añadió que "hasta ahora no lo había hecho la Misión Especial (de la OEA) para el Fortalecimiento Democracia en Haití", pero "ahora es necesario reducir temporalmente ese grupo".
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores