Moscú tiende la mano a la OTAN, pero sin efusividad

Por primera vez desde que el lunes pasado siete países de Europa del Este y el Báltico se integraran oficialmente en la OTAN, Moscú tuvo este domingo palabras de aliento sobre una ampliación que ha abierto viejas heridas que se creían cerradas en los últimos años.

04 de Abril de 2004 | 11:49 | EFE
MOSCÚ.- El Kremlin tendió hoy la mano a la OTAN tras su nueva ampliación al este europeo y el Báltico, pero advirtió que rechazará un eventual despliegue militar de la Alianza en las inmediaciones de las fronteras rusas.

Por primera vez desde que el lunes pasado siete países de Europa del Este y el Báltico se integraran oficialmente en la OTAN, Moscú tuvo este domingo palabras de aliento sobre una ampliación que ha abierto viejas heridas que se creían cerradas en los últimos años.

Aunque el ministro de Defensa ruso, Serguéi Ivanov, insistía en Oslo, camino de Estados Unidos, en que la actitud de Rusia ante la ampliación es "tranquila, pero negativa", la diplomacia del Kremlin, más moderada, llamaba hoy a la cooperación con Bruselas.

Fue el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Alexandr Yakovenko, quien se encargó de matizar el "enfado" ruso por la admisión en la OTAN de Rumanía, Bulgaria, Eslovenia, Eslovaquia, y, sobre todo, de Lituania, Letonia y Estonia, y quien se esforzó por destacar los proyectos conjuntos en marcha.

"En su presente forma, la OTAN no significa una amenaza para Rusia", dijo Yakovenko.

Y añadió que, hoy más que nunca, Rusia y la OTAN "se necesitan uno a otro" para afrontar con éxito las nuevas amenazas y desafíos de la sociedad internacional.

"Sólo podemos actuar juntos. La OTAN no puede hacer nada sin nosotros y nosotros no podemos hacer nada sin las naciones de la Alianza Atlántica", dijo.

Entre las áreas de cooperación con la OTAN, Yakovenko citó "el combate contra el terrorismo, la no proliferación de armas de destrucción masiva y la lucha contra el narcotráfico".

Según el portavoz, Moscú y Bruselas ya están trabajando sobre estos asuntos, pero es preciso concretar aún más esa labor conjunta ahora coordinada en torno al Consejo Rusia-OTAN impulsado en la cumbre de Roma de 2002.

Yakovenko mencionó la importancia de programas de cooperación estrictamente militar, como la creación de un sistema de defensa contra los llamados "misiles de teatro", de alcance reducido, pero capaces de poner en jaque operaciones de seguridad regionales.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores