Ruanda: A diez años del genocidio

El país africano conmemora la muerte de unas 800 mil personas del genocidio, aún buscando la fórmula para llevar ante la justicia a los responsables.

07 de Abril de 2004 | 10:34 | BBC Mundo
Conmemoración del genocidio del genocidio

Genocidio en Ruanda
Milicia tutsis observa los restos óseos de compañeros caídos muertos por los hutus.
KIGALI.- Ruanda inició hoy las ceremonias para conmemorar los diez años del genocidio que mató a cerca de 800 mil ruandeses que fueron masacrados en tan sólo 100 días.

El 6 de abril de 1994, horas después de la muerte del Presidente Juvenal Habyarimana (de la etnia hutu), cuyo avión fue derribado cuando se aproximaba al aeropuerto de Kigali, comenzó la persecución y asesinato de miles de tutsis, población minoritaria en Ruanda.

Desde entonces y a lo largo de tres meses, 937.000 tutsis y hutus moderados, según el último censo del Gobierno, fueron masacrados con machetes y armas de fuego por milicias, soldados del ejército y la propia población civil, alentada por la radio extremista Mil Colinas y por líderes locales. Según cifras de la ONU, habrían sido poco más de 800 mil los muertos.

El Gobierno raundés estableció controles de carretera en los que se mataba a cualquiera que tuviese un documento de identidad que indicara que era tutsi. Se les mataban de un disparo, o les daban machetazos hasta la muerte.

Se mataban también entre vecinos, incluso a aquellos hutus moderados que se negaban a tomar parte en el genocidio. Monjas y curas también tomaron parte en las matanzas.

La comunidad internacional hizo poco por detener la masacre. Sólo años después, las Naciones Unidas organizaron un Tribunal Internacional en Arusha, Tanzania, para juzgar a los instigadores del genocidio.

En 2002 el tribunal condenó a 17 personas. El gobierno ruandés ha criticado al tribunal por su ineficacia, corrupción y por no hacer lo suficiente para proteger a los testigos.

En Ruanda también se juzgó a miembros de las milicias, pero también en estos casos hay problemas. Por el modo en que el genocidio sucedió, una cantidad enorme de gente estuvo involucrada.

Se arrestó a unas 120.000 personas, dejando las cárceles ruandesas al borde del colapso. El gobierno ruandés dijo que podría llevar hasta 100 años juzgar a todos estos arrestados, y a principios de 2004 dejó en libertad a unos 20.000.

Estas personas liberadas estaban acusadas de crímenes menores, se habían declarado culpables y ya habían estado esperando a ser juzgados durante más tiempo (nueve años) de lo que les correspondería en caso de que hubieran sido condenados.

Ruanda
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores