Jornada sangrienta en Tailandia: Al menos 112 muertos

Milicianos armados con machetes atacaron más de 15 puesto de seguridad, pero la policía, que estaba esperándolos, se enfrentó a los atacantes, dejando a al menos 107 de ellos muertos.

28 de Abril de 2004 | 11:15 | AP
PATTANI, Tailandia.— La policía tailandesa mató hoy a por lo menos 107 milicianos armados con machetes que atacaron casi simultáneamente más de 15 puestos de seguridad, en los combates más cruentos de la historia moderna de este reinado del sudeste asiático.

Los atacantes eran en su mayoría adolescentes, mal armados, que trataban de robar armamento. Aparentemente, la policía fue informada del ataque y estaba aguardándolos. Sólo cinco miembros del cuerpo de seguridad murieron, comparado con 107 milicianos.

En Bangkok, el Primer Ministro, Thaksin Shinawatra, dijo en tono sombrío que el enfrentamiento apaciguaría una longeva lucha separatista en esta nación de mayoría budista. Señaló que el dinero del narcotráfico y políticos corruptos había vuelto a alimentar el conflicto.

"Será difícil para ellos repetirlo", dijo Thaksin, quien prometió capturar a aquellos que planearon el ataque.

Los enfrentamientos duraron ocho horas y concluyeron cuando la policía lanzó gases lacrimógenos y granadas antitanques a una mezquita en la que, según testigos, se estaban refugiando 32 milicianos, que murieron.

La televisión mostró imágenes de cadáveres en la calle, algunos todavía empuñando sus machetes y con la bandana roja en la frente.

Ningún grupo reivindicó los ataques coordinados, aunque en anteriores ataques siempre se ha señalado a separatistas que quieren una nación musulmana en el sur.

El jefe del ejército, general Chaiyasith Shinawatra, dijo a la prensa que 17 insurgentes fueron detenidos. Explicó que tres policías y dos soldados murieron, mientras que 15 policías fueron heridos.

La masacre de hoy es muy superior a eventos similares que se han producido en los últimos 30 años. En 1973, 1976 y 1995 murieron en ataques 71, 41 y 40 personas respectivamente, según cifras oficiales, aunque muchos creen que han sido minimizados.

Estos ataques de gran proporción son frecuentes. El 4 de enero, los milicianos atacaron un campamento militar en la provincia de Narathiwat y robaron cientos de pistolas.

Thaksin vinculó las dos operaciones y dijo que la moral de los insurgentes era tan alta tras lo sucedido el 4 de enero que se animaron a lanzar un ataque a más grande escala. "Pero se equivocaron", dijo Thaksin.

Negó que los atacantes tuvieran conexión con terroristas internacionales.

Los sujetos irrumpieron en motos en comisarías de las provincias de Yala, Pattani y Somgkhla asiendo sus machetes, pero se encontraron con un ejército armado de ametralladoras y pistolas.

Los musulmanes se han quejado desde hace tiempo de la discriminación laboral y la educación en las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat, las únicas regiones del país de mayoría islámica.

También han dicho que su cultura está siendo subyugada por los budistas y citan como ejemplo que en los colegios estatales se enseña el tailandés. Los musulmanes en el sur hablan Yawi, un dialecto del malayo.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores