Poblado peruano que linchó a su alcalde, en rebeldía otra vez

Anunciaron un paro indefinido contra la nueva autoridad nombrada por el jurado electoral.

15 de Junio de 2004 | 12:05 | Dpa
LIMA.- Campesinos peruanos que hace casi dos meses lincharon a su alcade en un poblado cerca de Bolivia se declararon el martes en rebeldía y anunciaron un paro indefinido contra la nueva autoridad nombrada por el jurado electoral.

Una turba enardecida de campesinos de Ilave -poblado cercano al Lago Titicaca-, secuestró a 20 personas en abril, entre ellos a su alcalde Cirilo Robles, a quien mataron a golpes acusándolo de corrupción en esa zona pobre de Perú.

"Hoy (martes) vamos a tener una asamblea popular y ahí decidiremos la plataforma de lucha y mañana (miércoles) entrar a retomar lo que es nuestra huelga indefinida en forma pacífica (...) en caso que el gobierno no nos escuche vamos a tener que radicalizar con medidas de fuerza", dijo el dirigente comunal de Ilave, Mariano Encinas a RPP radio.

Miles de pobladores aymaras tomaron por un mes el poblado de Ilave, a unos 1.330 kilómetros al sudeste de Lima, por lo que el gobierno envió un contingente policial y militar y abrió una mesa de diálogo entre representantes oficiales y los dirigentes comunales para lograr que retorne la paz.

Pero el reciente nombramiento por el Jurado Nacional de Elecciones de Ramón Arias como el alcalde provisional de Ilave molestó otra vez a los pobladores, quienes rompieron el diálogo porque consideran a esa nueva autoridad como un incapaz.

"Con estas actitudes del gobierno al instalar un representante local, cosa que se debía hablar en la mesa de diálogo, nos ha provocado romper el diálogo. La población ha reaccionado, (el gobierno) nos ha engañado", afirmó Encinas.

El viceministro del Interior, Ríchard Díaz, negó que se haya roto el diálogo y minimizó el papel de Encinas como dirigente, según medios locales.

"El viceministro no podría manifestarse porque no conoce nuestra realidad (...) Aquí no es el problema de la alcaldía sino es social, como carreteras. Queremos que el gobierno nos atienda nuestros problemas sociales", acotó Encinas.
Un mes después de linchar a Robles, los pobladores suspendieron su protesta con la promesa del gobierno de retirar paulatinamente a los casi 1.000 policías y militares ahí apostados, pero según Encinas eso ha ocurrido en forma parcial pues ’’la mayor cantidad sigue en Ilave y eso nos preocupa’’.
El gobierno del presidente Alejandro Toledo enfrenta una desaprobación del 91 por ciento con una ola de huelgas por reclamos sociales porque la mayoría de los peruanos no siente que cumple con dar más trabajo ni reducir la pobreza que afecta al 54 por ciento de los 27 millones de habitantes.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores