Anciano cubano colecciona refranes en las paredes de su casa

Al igual que en Macondo, donde los habitantes le pegaba los nombres a las cosas para no olvidárselos, Tomás DAlvarez ha tapizado las paredes de su casa para recordar la "sabiduría popular".

15 de Julio de 2004 | 09:42 | Reuters
SANCTI SPIRITUS, Cuba.- Por si Cuba sufriera una epidemia de amnesia, como la que obligó a los habitantes de Macondo a pegarle el nombre a todas las cosas, un octogenario cubano ha convertido su casa en una antología del refrán.

Más de cuatro mil dichos populares escritos a mano con encomiable paciencia en tablillas de barro cubren por completo las cuatro paredes exteriores de la casa de Tomás DAlvarez de los Ríos a la entrada de la ciudad de Sancti Spiritus.

Esta curiosa iniciativa, que atrae visitantes a su casa, surgió hace 20 años cuando este literato y miembro fundador del gobernante Partido Comunista Cubano buscaba una manera "para que la gente piense, ría, filosofe, conozca a los grandes de literatura, como Shakespeare o Cervantes".

"Se fue por lana y volvió trasquilado", "La pena es coja, pero llega" o "Tú que te picas, ajos has comido" son algunos de los refranes que decoran la casa.

Para que no se le agoten estos breves exponentes de sabiduría popular, DAlvarez reune en su casa todos los fines de semana a vecinos del lugar con los que hacen concursos de refranes para seguir ampliando su colección.

"Los refranes los hace el pueblo, brotan de las entrañas de la tierra", dijo DAlvarez, de 86 años, vestido de guayabera, sentado en el porche de su casa.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores