Una sencilla ceremonia recuerda a víctimas del 11-S

Se guardaron cuatro minutos de silencio, dos para marcar el momento de cada uno de los impactos de las aeronaves y los otros dos para recordar la caída de las torres.

11 de Septiembre de 2004 | 13:33 | EFE
NUEVA YORK.- Con una sencilla y emotiva ceremonia en la "zona cero", la ciudad de Nueva York recordó hoy a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas del World Trade Center.

Sin largos discursos de las autoridades ni grandes despliegues de efectivos de policía o bomberos, lentamente los padres, abuelos y otros familiares de quienes perecieron en los atentados leyeron el nombre de las 2.479 víctimas mortales.

Durante la ceremonia se guardaron cuatro minutos de silencio, dos para marcar el momento de cada uno de los impactos de las aeronaves que los secuestradores estrellaron en los rascacielos, y los otros dos para recordar la caída de las torres.

Estos momentos de silencio fueron conmemorados en el resto de Nueva York por el toque de campanas de iglesias.

La ceremonia de este año marcó la última oportunidad en que los familiares de las víctimas podrán visitar el foso de la "zona cero", donde se encontraban los cimientos de las torres.

Según los planes de las autoridades y de los encargados de la reconstrucción del lugar, el terreno será utilizado para levantar un nuevo complejo de edificios y un monumento de recuerdo a las víctimas de los atentados terroristas.

Sin embargo, este monumento no estará en el nivel en que se encontraban las bases de los rascacielos, que es considerado por muchos de los familiares como "terreno sagrado", que debería ser respetado en los planes de construcción de los nuevos edificios.

La polémica por este monumento no es la única que rodea la reconstrucción de la "zona cero", ya que también ha habido gran bullicio respecto del diseño de los edificios y los roces que se han generado al respecto entre el arrendatario de las torres, Larry Silverstein, y Daniel Libeskind, el arquitecto que ganó el concurso para diseñar el "plan maestro" del WTC.

En medio del foso de la "zona cero" se colocó un estanque con agua en el que los familiares de las víctimas fueron dejando flores, cartas, fotos y todo tipo de recuerdos de sus seres queridos.

La ceremonia terminó cerca del mediodía (16:00 horas GMT) y coincidió con otras muestras de recogimiento con motivo de la conmemoración de la fecha, como una misa en la catedral católica de San Patricio a cargo del cardenal Edward Egan y una ceremonia ecuménica para los empleados de la Autoridad de Puertos de Nueva York y Nueva Jersey.

Esta tarde se exhibirán dibujos de los hijos de quienes murieron en los atentados y al atardecer se encenderá el "tributo de luz", dos potentes haces de luz que recrearán la silueta de las torres.

También se realizarán ceremonias en otras partes de la ciudad, como en Staten Island y Nueva Jersey, estado en el que residían gran parte de las víctimas de los atentados.

"Nuestro sueño hoy, como el sueño de cualquier otro día, es que la gente pueda vivir en esta ciudad en paz", dijo el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, al dar por finalizada la ceremonia oficial en la "zona cero".

La ceremonia de este año no sólo marcó la última que se realizará en el foso, sino que también mostró una clara diferencia con la de años anteriores.

Al contrario de lo que ocurrió en las dos ceremonias anteriores, el tráfico de vehículos en las cercanías de la "zona cero" no fue interrumpido, y el despliegue de oficiales de policía y bomberos que escoltaron a los familiares de las víctimas fue mucho menor al de años anteriores.

Tampoco hubo largos discursos y la cobertura que hicieron de ella los medios de comunicación también fue muy distinta, pues aunque los canales de televisión locales transmitieron la ceremonia en su totalidad, cadenas nacionales, como CNN y Fox, mostraron sólo parte de ella.

Una muestra más de como en tres años la vida, en la ciudad y el país, ha regresado a la normalidad, aunque aún no deje de recordar con dolor la tragedia de hace tres años.

Bush decidido seguir luchando contra el terrorismo

Estados Unidos "está decidido a seguir a la ofensiva contra los terroristas", afirmó hoy el Presidente del país, George W. Bush.

Bush dedicó su alocución por radio de los sábados a los atentados, en un discurso que -por segunda vez en su mandato- optó por leer en directo desde la Oficina Oval en vez de grabarlo previamente.

Acompañado por su esposa, Laura, y rodeado de familiares de las víctimas de los atentados, Bush recordó que tres años después "la guerra contra el terrorismo continúa y nuestra determinación se sigue sometiendo a prueba. Pero seguimos decididos y seremos pacientes hasta conseguir el éxito de una causa justa".

"El tiempo ha pasado, pero los recuerdos no desaparecen... recordamos la crueldad de los enemigos que asesinaron a los inocentes y se alegraron con nuestro sufrimiento. Recordamos tantas vidas buenas que terminaron demasiado pronto, y que nadie tenía el derecho de acabar", declaró.

Afirmó que Estados Unidos "es hoy más seguro que hace tres años, pero no está aún totalmente seguro", por lo que "seguirá en la ofensiva y perseguirá a los terroristas allá donde se entrenen, o duerman o intenten echar raíces".

Dijo que el país está decidido a "avanzar la democracia en el gran Oriente Medio", porque la libertad "traerá consigo la paz y la seguridad que todos deseamos".

"Cuando los pueblos de esa región reciban nueva esperanza y vidas dignas, abandonarán antiguos odios y resentimientos y los terroristas hallarán menos neófitos", prometió.

Previamente, el Presidente y su esposa, junto con el vicepresidente, Dick Cheney, y la esposa de éste, Lynne Cheney, habían guardado un minuto de silencio en los jardines de la Casa Blanca en una breve ceremonia exactamente a las 08:46 horas locales (12:46 GMT), el momento en que el primer avión secuestrado por terroristas se estrelló contra las Torres Gemelas en Nueva York hace tres años.

Hasta ahora, el Presidente sólo había leído en directo su discurso radial en una ocasión, en marzo de 2002, al hablar desde la rosaleda de la Casa Blanca dentro de una ceremonia para marcar la entrada en vigor de una serie de medidas para estimular la economía.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores