G-Río pide urgente ayuda para superar la crisis en Haití

“La crisis haitiana es de tal magnitud y complejidad que se ha convertido en preocupación prioritaria para el Grupo de Río”, afirma el comunicado final de la conferencia de líderes latinoamericanos y caribeños que concluyó hoy.

05 de Noviembre de 2004 | 16:41 | DPA
RÍO DE JANEIRO.- El Grupo de Río exhortó hoy a la comunidad internacional a que asuma el principio de “responsabilidad compartida” frente a la grave crisis en Haití, mediante un esfuerzo de cooperación en los campos militar, económico y político.

Los países de Latinoamérica y el Caribe, que son mayoritarios en la Misión de Estabilización de las ONU en Haití (MINUSTAH), decidieron por una nueva resolución que “defina claramente el mandato de la Misión, de modo a contemplar adecuadamente la necesidad de reconciliación política y de reconstrucción económica”.

“La crisis haitiana es de tal magnitud y complejidad que se ha convertido en preocupación prioritaria para el Grupo de Río”, afirma el comunicado final de la conferencia que reunió ayer y hoy en Río de Janeiro a presidentes y sus representantes de 19 países latinoamericanos y caribeños.

La “Declaración de Río” pide en primer lugar que se complete “pronta y plenamente” el despliegue de los cerca de 8.000 efectivos militares y todo el contingente de personal civil prometidos por los países que conforman la misión de estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH).

Además, exhorta a que “se concreten a tiempo los generosos ofrecimientos” de ayuda financiera (unos 1.200 millones de dólares), al tiempo que pide a las agencias de la ONU y de la Organización de Estados Americanos (OEA) que “redoblen sus esfuerzos para que la cooperación internacional con Haití se pueda materializar con urgencia y eficiencia”.

Finalmente, el documento pide cooperación internacional para que “el pueblo y todas las fuerzas políticas de Haití contribuyan a construir la paz en un sistema democrático pleno e inclusivo”, y destaca que “debe asegurarse al pueblo de Haití la posibilidad de definir, por sus propios medios y de acuerdo a su propia voluntad popular, su futuro político”.

El G-Río anunció que gestionará ante el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo y los países donantes por “la pronta liberación de los recursos comprometidos para la estabilización de Haití”.

Además, los gobiernos de los 19 países latinoamericanos y caribeños organizarán un seminario con integrantes de Argentina, Brasil y Perú -la “Troica” dirigente del G-Río- y por los países de la región que integran el Consejo de Seguridad de la ONU.

En ese encuentro, los gobiernos participantes se dedicarán a “analizar en profundidad la situación en Haití y asignar, a los países interesados, tareas de cooperación con aquél país en los campos político, económico y social”.

Según el presidente pro tempore del G-Río, el canciller brasileño Celso Amorim, los países de la región lucharán por la prórroga y por la ampliación del mandato de la misión de la ONU en Haití, en la cual los países latinoamericanos y caribeños son mayoritarios.

“La presencia de América Latina y el Caribe (en Haití) tiene que ser diferente de otras presencias anteriores, y debe tener el objetivo real de viabilizar una construcción política nueva en Haití, verdaderamente democrática, con participación popular”, afirmó Amorim, en la rueda de prensa final de la cumbre.

La crisis en Haití fue el tema central de intensos debates sostenidos en los últimos dos días, hasta que se logró un consenso en torno a la declaración final.

La principal voz discrepante fue la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien, según fuentes diplomáticas, cuestionó la misma legitimidad del gobiero interino de Haití y abogó por la convocatoria de una Asamblea Constituyente en el país caribeño.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores