Guerra de informaciones por la salud de Arafat

Los medios han debido adaptarse a trascendidos que poco después se desmienten, lo que aumenta la incertidumbre sobre el verdadero nivel de deterioro del líder palestino.

05 de Noviembre de 2004 | 18:46 | Pablo Soto González, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- A medida que Yasser Arafat sigue acaparando portadas en el mundo, el verdadero nivel de deterioro de su salud ha dado paso a una intensa guerra de informaciones.

El fenómeno comenzó cuando Arafat enfermó y fue trasladado a París desde su cuartel general en Ramallah, el pasado 28 de octubre, y tuvo su mayor nivel de intensidad en los dos últimos días.

Ayer, varios medios israelíes lo declararon muerto en un primer momento, aunque después matizaron con que se trataba de "muerte cerebral". Entre estos medios se encuentran el canal 2 de la televisión israelí, la Radio Militar de ese país y el diario "Haaretz".

Como reacción inmediata, la cúpula palestina desmintió estos anuncios y declaró que la salud de Arafat es delicada, aunque sin precisar exactamente cuál es su verdadero nivel de deterioro.

En estos desmentidos, el Primer Ministro en funciones, Ahmed Qurea, es el que ha cobrado protagonismo para desautorizar versiones que se propagan a gran velocidad y que son recogidas de inmediato por las agencias internacionales de información.

Imposibles de rastrear

La mayoría de las informaciones son atribuidas a fuentes palestinas, fuentes médicas francesas, o bien el entorno más cercano al enfermo líder palestino. En casi todos los casos, sin atribuir nombres, lo que hace imposible rastrear el verdadero nivel autenticidad de las informaciones.

Para tratar de aclarar las versiones, voceros del hospital militar de Percy -en las fueras de París- donde permanece internado Arafat han salido en varias ocasiones a precisar que el líder palestino sigue vivo y "estable".

Teniendo en cuenta la independencia de esta vocería, que no es parte interesada en el conflicto, los medios le han otorgado mayor veracidad que a otras informaciones.

Las múltiples versiones que circulan han dado lugar a todo tipo de especulaciones. Como las de sectores palestinos, que consideran que Israel pretende desinformar para sembrar el caos entre su pueblo.

O que la dirigencia palestina no quiere decir toda la verdad para evitar una desestabilización interna en los territorios palestinos, ante el riesgo de un vacío de poder.

Aunque a una escala diferente, palestinos e israelíes libran tradicionalmente una guerra de información respecto de los hechos de violencia que ocurren en el Medio Oriente. En estos casos, las diferentes versiones enfrentan la dificultad de que no pueden ser corroboradas por fuentes independientes.

Uno de los hechos más contradictorios ocurrió hoy, cuando las agencias de noticias informaron, citando a la vocera de Arafat, la delegada general palestina en Francia, Leila Shahid, que el líder palestino se encontraba en coma profundo e "irreversible".

Poco después, aclararon que se trataba de una confusión y que el coma de Arafat es "reversible", citando a la misma vocera.

El Presidente "no está absolutamente" en estado de muerte cerebral, aunque sí en coma, del que "podrá recuperarse", dijo la radio francesa RTL, citando a Leila Shahid.

En esta vorágine de informaciones, trascendidos y desmentidos inmediatos, sólo una cosa parece clara: que el líder palestino está grave, y que enfrenta la peor crisis de salud que se recuerde, por lo que a cada momento se alejan más las posibilidades de que se recupere.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores