EMOLTV

Papa se asoma por la ventana de hospital y envía bendición

En su mensaje, el Papa agradeció también las plegarias de los católicos y las muestras de afecto que ha recibido en los últimos días.

06 de Febrero de 2005 | 08:54 | AP
CIUDAD DEL VATICANO.- Tras asomar por la ventana del hospital en el que fue internado el martes por un resfriado y dificultades para respirar, el Papa Juan Pablo II envió su bendición dominical a los fieles y, mediante un portavoz, dijo que continuará con su misión pastoral, pese a sus problemas de salud.

"También en este hospital, en medio de otras personas enfermas, a quienes envío mis reflexiones afectuosas, puedo seguir sirviendo a la Iglesia y a la humanidad entera", dijo el pontífice de 84 años, en declaraciones leídas en italiano por el arzobispo argentino Leonardo Sandri, quien estaba al lado de Juan Pablo en la ventana del Policlínico Gemelli.

En su mensaje, el Papa agradeció también las plegarias de los católicos y las muestras de afecto que ha recibido en los últimos días.

Visiblemente alerta, el Papa apareció ante la ventana abierta del hospital, junto a Sandri. Fue su primera aparición pública desde que se le trasladó de emergencia al hospital, el martes pasado, por un cuadro de complicaciones respiratorias derivadas de un resfriado.

Cientos de peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, a unos kilómetros del policlínico, emitieron una exclamación de júbilo cuando las imágenes del pontífice aparecieron en cuatro pantallas gigantes de vídeo, instaladas ahí.

"Hoy, os hablo desde el Policlínico Agostino Gemelli, donde he permanecido unos días, asistido con amor por los médicos, enfermeras y trabajadores de salud, a quienes agradezco con todo el corazón", dijo el Papa en su mensaje.

"Que la expresión de mi gratitud por las muestras sinceras y profundas de afecto lleguen a todos vosotros, amados hermanos y hermanas, y a todos quienes en cualquier lugar del mundo están cerca de mí, algo que durante estos días he sentido en un modo particularmente intenso", añadió el mensaje leído por Sandri.

Con lágrimas en los ojos, varios trabajadores del hospital miraron al Papa, quien estaba sentado mientras se leía el mensaje. Luego, el Papa envió su bendición.

"Esto es muy conmovedor", dijo Rory Conneely, un fiel de Irlanda, congregado con miles de católicos en la Plaza de San Pedro. "Es muy triste ver que él está llegando al final de su vida".

Medios italianos informaron que la quinta noche del Papa en el Policlínico Gemelli transcurrió en calma.

Varios fieles se reunieron la mañana del domingo también afuera del hospital, donde un grupo de unos 20 estudiantes españoles montó guardia durante la noche.

"Llegamos hoy para orar con el Papa, pues él necesita de nuestras plegarias para sentirse mejor", dijo Blanca Bertrán de Lis, una estudiante de 17 años, originaria de Toledo. "Cuando la gente joven está con él, lo hace sentir contento".

La policía reforzó las medidas de seguridad alrededor del hospital. Había francotiradores en el tejado, y varios agentes revisaban los botes de basura y recorrían la zona, junto con algunos sabuesos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol