EMOLTV

Soldados británicos son condenados por abusos en Irak

Un tribunal militar determinó, además, la baja "con deshonra" de los tres efectivos involucrados en las agresiones a prisioneros.

25 de Febrero de 2005 | 18:22 | EFE
ALEMANIA.- Tres soldados británicos fueron sentenciados a entre cinco meses y dos años de cárcel por malos tratos a prisioneros iraquíes por un tribunal militar de Osnabruck, en el norte de Alemania, informaron los medios del Reino Unido.

Los tres militares también fueron expulsados del Ejército británico "con deshonra" por la corte castrense que juzgó su caso, pues se consideró que eran responsables de lo que hacían y por ello no merecen clemencia.

El cabo Daniel Kenyon, de 33 años, fue condenado a 18 meses de detención y el soldado de primera Mark Cooley, de 25, fue el que recibió una sentencia mayor, con dos años de cárcel.

El tribunal en Alemania los había declarado el pasado miércoles culpables de maltratar a presos iraquíes en mayo de 2003 en Basora, en el sur del país mesopotámico, donde se halla desplegado el grueso de las tropas británicas.

El tercer acusado, el soldado de primera Darren Larkin, de 30 años, recibió del tribunal una pena de cinco meses de cárcel por agredir a un recluso iraquí.

Los soldados, del "Primer Batallón del Regimiento Real de Fusileros", fueron condenados por un tribunal integrado por siete altos oficiales castrenses y el auditor militar Michael Hunter.

Kenyon y Cooley fueron declarados culpables de los malos tratos propinados a civiles iraquíes detenidos en Camp Bread Basket, un campo de ayuda humanitaria próximo a Basora. De hecho, Kenyon fue acusado de complicidad y ayuda en una paliza asestada a un preso iraquí y de no informar de un incidente en el que varios soldados que estaban a sus órdenes obligaron a dos reclusos a simular un acto sexual.

Por su parte, Cooley fue condenado por haber simulado que golpeaba a un detenido y haber atado con cuerdas a otro a un elevador de un camión.

Sin embargo, el tribunal exoneró a ambos militares del cargo de forzar a varios iraquíes a posar en fotografías fingiendo actos sexuales.

Darren Larkin, por su parte, ya admitió hace semanas su culpabilidad al reconocer que era el hombre que aparece en una foto de pie sobre un preso iraquí tumbado y atado en el suelo.

Este proceso judicial, que empezó hace cinco semanas, se originó por 22 polémicas fotos en las que se veía a civiles iraquíes sometidos a vejaciones por parte de soldados del Reino Unido, lo que causó conmoción en este país.

Las instantáneas fueron tomadas por la cámara del soldado británico Gary Bartlam, de 20 años, y descubiertas casualmente por un empleado de una tienda de revelados en Tamworth, centro de Inglaterra, tras haber sido depositadas allí por el militar.

Bartlam ya fue condenado a 18 meses de reclusión en un centro de detención de jóvenes y expulsado del Ejército, en un juicio que tuvo lugar en Bergen-Hohne, norte de Alemania, y que fue el primer caso contra un militar británico por abusos en Irak.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol