EMOLTV

Juan Pablo II deja una iglesia "dopada" y "en crisis"

"La iglesia vive una parálisis patológica bloqueada por la ortodoxia muy rígida", dice el teólogo Giancarlo Zizola, de 69 años, uno de los mejores conocedores del Vaticano.

02 de Marzo de 2005 | 11:17 | AFP
ROMA.- "El pontificado de Juan Pablo II representa una involución en el interior de la iglesia conservadora" a la que deja "dopada" y en "crisis", aseguró el vaticanista y teólogo Giancarlo Zizola, autor del libro "La otra cara de Wojtyla" en una entrevista a la agencia France Presse.

"La crisis de la Iglesia Católica es evidente" y está siendo administrada por "los cardenales romanos" y "ocultada por el triunfalismo organizado que se exhibe desde el Vaticano", dice este autor de una prolífica obra sobre Juan Pablo II y el Vaticano.

"La iglesia vive una parálisis patológica bloqueada por la ortodoxia muy rígida", agrega Zizola, de 69 años, escritor, periodista, teólogo y uno de los mejores conocedores del Vaticano.

Zizola destaca la "complejidad y la visión de este Papa", el primer eslavo y el primer jefe de la Iglesia Católica no italiano desde 1522.

"Una personalidad compleja, intuitiva y visionaria" cuyo objetivo fue romper el asedio del ateísmo comunista y después, más directamente el ateísmo de mercado, llevando la Iglesia al centro del debate público, como custodio y contribuyente para salvar a una sociedad en crisis de valores", dice Zizola.

"Juan Pablo II ha jugado el juego de la mordernidad hasta el final", asegura, para "afirmar el mensaje del centralismo de la Iglesia Católica".

Para ello ha utilizado los medios de comunicación y los instrumentos del movimiento Carismático, como el entusiasmo religioso, y ha recurrido a los movimientos como Comunión y Liberación, el Opus Dei, los Neocatumenales dentro del seno de la Iglesia Católica que han conquistado un espacio importante, a costa de la "desestructuración de la unidad de la iglesia".

"Existen problemas muy serios de control de este movimiento a nivel interno", dice Zizola, antes de advertir que esta 'patata caliente' pasará al sucesor de Juan Pablo II.

Estos movimientos son capaces, como el Papa, "de articular el maximalismo espiritual, el conservacionismo doctrinal y el activismo", utilizando la capacidad de penetración con los medios modernos y financieros.

Agregó que el pontificado de Juan Pablo II se ha caracterizado por el esfuerzo de ampliar el universalismo católico en el mundo religioso diferente, a riesgo de romper el equilibrio establecido con otras confesiones.

Asimismo Juan Pablo ha ampliado el universalismo católico a otras regiones no católicas como Asia u Oriente Medio y promovido, como ningún otro Papa, el diálogo interreligioso.

Iglesias están vacías

Pero si Juan Pablo II parece una estrella de rock que atrae multitudes, en particular jóvenes, allá donde va, las iglesias están vacías y los sacramentos denostados.

"Hoy pocos se bautizan, pocos se confiesan, y pocos se casan por la iglesia", recuerda el vaticanista, para quien la situación es "desesperante, angustiosa".

Zizola compara la iglesia construida por el papa polaco a la "burbuja especulativa" que vivió el mercado financiero hace unos años. "Es una iglesia dopada", concluye.

Cita, el caso de la iglesia latinoamericana, donde Juan Pablo II condenó en 1984 la Teología de la Liberación, dejando "fuera de juego a una corriente interna innovadora, en el campo pastoral, teológico, social y que reprimió en el momento que nació la idea de una iglesia popular más fiel al Evangelio anunciado a los pobres".

Casi la mitad de los católicos del mundo se encuentran en el continente latinoamericano y Juan Pablo II promueve un modelo de iglesia que rinde culto a la Virgen, que sirve de mediadora en los conflictos de clase pero que se aleja de la lucha social, explica.

"No es función de Cristo ni de la Iglesia resolver los problemas de la tierra", avisó el Papa en una ocasión a los fieles del estado del Maranhao, en el norte de Brasil, recuerda Zizola.

Y es que el Papa, ha dejado claro a través de sus escritos su poder universal sobre cualquier iglesia en particular: el Vaticano es el que manda.

'Los papables'

Preguntado sobre los 'papables', Zizola aseguró que la "sucesión no se juega sobre un nombre, sino sobre la agenda: qué Papa para qué Iglesia".

El próximo Papa tendrá que decidir "la agenda para resolver la crisis. Un Papa que prefiera quedarse en el Vaticano para hacer frente a los asuntos calientes o un viajero estrella’’, como ha sido Juan Pablo II a lo largo de sus 26 años de pontificado, en que ha efectuado 104 viajes a 129 países.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol