EMOLTV

Papa pide a Italia representar los valores cristianos en Europa

Un hombre vestido con una amplia túnica verde y con el rostro oculto por un pasamontañas flageló a los condenados, golpeando sus espaldas con juncos flexibles y gestos mecánicos.

24 de Junio de 2005 | 09:47 | DPA

Papa Benedicto XVI junto al Presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi.
ROMA.- El Papa Benedicto XVI llamó hoy a Italia a ayudar a Europa a "redescubrir" sus raíces cristianas, durante un encuentro en el palacio del Quirinal con el Presidente del país, Carlo Azeglio Ciampi.

"Debido a su historia y su cultura, Italia puede realizar un aporte muy valioso especialmente en Europa y ayudar a redescubrir las raíces cristianas del continente que en el pasado le permitieron ser grande y que también hoy pueden ayudar a obtener una profunda unidad", dijo Joseph Ratzinger en un breve discurso.

El Pontífice de 78 años realizó el viaje de tres kilómetros entre el Vaticano y el Palacio de Ciampi en un Mercedes negro descapotado bajo un sol radiante.

Como representante de un Estado independiente dentro del territorio de la capital italiana, Benedicto XVI fue saludado por el ministro del Exterior Gianfranco Fini al salir de la Plaza de San Pedro. Asimismo, el Papa hizo una breve parada para estrechar la mano del alcalde de Roma, Walter Veltroni, antes de seguir viaje al Quirinal, que fue una residencia papal hasta 1870.

El vehículo fue escoltado por miembros de la caballería italiana vestidos con la armadura tradicional. El Pontífice llevaba gafas negras y se limpiaba la frente a causa del fuerte calor mientras saludaba a la multitud presente en las calles de Roma.

En el Quirinal, Benedicto XVI recibió los mayores honores militares reservados a los jefes de Estado y al ser recibido por Ciampi ambos se estrecharon largamente la mano. Se trata de la primera recepción oficial fuera del Vaticano en la que participa el Papa desde su elección.

El religioso, que estuvo acompañado por el secretario de Estado vaticano, cardenal Angelo Sodano, se reunió también con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y otras figuras institucionales antes de participar en una visita guiada por el "palazzo" del siglo XVI y sentarse a dialogar después con Ciampi.

En sus declaraciones reiteró asimismo los principios de su Pontificado, como la protección de la familia, del sacramento del matrimonio y de la vida humana "desde la concepción hasta la muerte natural".

Además, tras hablar con Ciampi expresó su deseo de que los italianos no "repudien su herencia cristiana" ni intenten "debilitar ni romper el vínculo especial" que existe entre Italia y el Vaticano.

Por su parte, el presidente defendió la laicidad del país al destacar "la necesaria división entre las creencias religiosas de cada uno y la vida en la comunidad regulada por las leyes del Estado".

Es positivo para ambas partes que "Iglesia y Estado se limiten a sus respectivos territorios", declaró en alusión a la movilización de los obispos católicos para boicotear el referéndum sobre la reproducción asistida celebrado en el país a principos de junio.

La consulta fracasó por la baja participación, y la Iglesia fue acusada de inmiscuirse en asuntos políticos.

La visita de hoy, que es la octava que realiza un Papa al Quirinal, sigue a la que Ciampi hizo el 3 de mayo al Vaticano, cuando fue el primer jefe de Estado extranjero en ser recibido por el nuevo Pontífice.

Tras la unificación de Italia, los papas se trasladaron al Vaticano y el Quirinal se convirtió en residencia de los reyes. Desde 1946 es la sede oficial del Presidente.

La primera salida de Benedicto XVI como Papa fue el 29 de mayo a la ciudad de Bari, en el sur de Italia, para participar en un congreso eucarístico, mientras que el 18 de agosto se trasladará a su país natal, Alemania, para las celebraciones de la Jornada Mundial de la Juventud.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol