EMOLTV

La historia sangrienta del IRA

Más de 30 años de lucha armada, con sobre 3.500 muertos parecen tener su fin con el anuncio de hoy de que el Ejército Republicano Irlandés depondrá sus armas. Pero, ¿será realmente el fin de la violencia en Gran Bretaña?

28 de Julio de 2005 | 10:53 | El Mercurio en Internet / EFE
Ver nota IRA anuncia oficialmente el fin de la lucha armada


El peor ataque del IRA. El 15 de agosto de 1998, una bomba mató a 29 personas en Omagh.
Cronología de ataques
1972. La organización detona 20 bombas en pleno centro de Belfast, que matan a nueve civiles y causan heridas a 130.

1979. El IRA asesina al embajador en Holanda Sir Richard Sykes, a la portavoz del Partido Conservador en Irlanda del Norte Airey Neave, además de Mounntbatten, en ataques separados.

1991. Un ataque con mortero frente a la sede del Primer Ministro británico, en la calle Downing causa conmoción, pero no se registran heridos.

1993. Atentado contra una zona protestante de Belsfast. Mueren 10 personas. La venganza de extremistas protestantes acaba con la vida de otras siete personas que celebraban Halloween.

1996. El IRA pone fin a una tregua con el Gobierno inglés matando a dos personas y dejando a otras 100 heridas, en el distrito londinense de Docklands.

1998. Un coche bomba en Omagh, en Irlanda del Norte, mata a 29 personas en el peor ataque en casi 30 años. El ataque es reivindicado por una facción del IRA, llamada 'IRA Auténtico'.
SANTIAGO.- Son más de 30 años y más de 3.600 muertos los que marcan la historia de lucha del Ejército Repulicano Irlandés (IRA), cuya consigna fue el retiro de las tropas británicas de Irlanda del Norte y la unificación de este país.

Brazo armado del partido político Sinn Fein, el IRA comenzó a manchar Gran Bretaña con sangre desde el mismo momento de su aparición, en 1919. La lucha por la independencia condujo a la creación del Estado libre irlandés, actualmente República de Irlanda.

Pero sería sólo en 1970 cuando la violencia comenzó a transformarse en un método para la organización. Diferencias internas llevaron a la división del IRA, que desde entonces vio morir su lado original y nacer al denominado IRA Provisional, el que se conoce hoy y que, además de los muertos, ha dejado más de 35 mil heridos.

La lucha ahora no era por la independencia, sino por el retiro de los ingleses que habían llegado a la República de Irlanda a petición del Gobierno del Ulster para detener la violencia reinante.

El rechazo que provocaban las medidas inglesas contra la situación en Irlanda, motivó a muchos jóvenes católicos - de los barrios populares de Belfast y Londonderry, principalmente- a unirse al IRA.

Pero hubo un hecho que dio más fuerza a la organización. El 30 de enero de 1972, durante una marcha por los derechos civiles en Londonderry, 14 personas murieron por disparos de soldados ingleses. Se le conoció desde entonces como el "Domingo Sangriento".

Atentados

Los ataques del IRA se caracterizaban por tener objetivos específicos, aunque también frecuentaron el uso de bombas y coches bomba en lugares populares (ver recuadro).

Entre sus víctimas se encuentra el último virrey de la India y tío abuelo del príncipe Carlos, Lord Mountbatten, en cuyo barco estalló una bomba mientras navegaba en aguas irlandesas en 1979.

Los años 80 tuvieron a políticos británicos como objetivos de ataque. En 1984 se atentó contra la entonces Primera Ministra Margaret Thatcher cuando una bomba explotó en el hotel donde se celebraba la COnferencia del Partido Conservador, en Brighton. Hubo cinco muertos.

A tal punto llegó el terror generado por la organización, que el Ejército británico reconoció a partir de ese momento que el IRA "no podía ser derrotado militarmente".

Negociaciones

Durante todos sus años de existencia, se realizaron numerosos intentos para poner fin a la violencia. Las declaraciones de alto al fuego se repitieron en varias ocasiones, pero pasó mucho antes que el IRA depusiera definitivamente sus armas.

Tras el "Domingo sangriento", sorprendentemente se declaró un alto el fuego y se iniciaron negociaciones de paz secretas con el Gobierno británico. Sin embargo, éstas fracasaron ante las demandas planteadas por el IRA -que exigió la retirada total británica del Ulster-, pero dejaron la impresión entre los "más políticos" de la delegación de que la lucha armada no iba a ser suficiente para alcanzar la unificación de Irlanda.


Una pareja se besa ante un mural del IRA en Belfast.
El fin de la tregua fue la colocación de 20 bombas en el centro de Belfast. No se anunciaría otro alto el fuego hasta 1975.

El IRA comprendió que su estrategia a largo plazo pasaba por la reorganización de sus unidades paramilitares, muy visibles en las zonas nacionalistas-católicas, en células clandestinas y secretas.

Para contrarrestar esa situación, la banda accedió a desarrollar el aparato propagandístico de su brazo político, el partido Sinn Fein, dándole vía libre para que recabase el apoyo de la comunidad católica a la causa republicana.

Las huelgas de hambre de principios de los ochenta colocaron al Sinn Fein y al IRA en las portadas de la prensa internacional, cuando uno de los prisioneros, Bobby Sands, murió de inanición poco después obtener un escaño al Parlamento británico.

Aunque las demandas de los huelguistas no doblegaron a la entonces Primera Ministra británica Margaret Thatcher, sus muertes convencieron al IRA de la necesidad de complementar la lucha armada con la acción política.

Así nació la doble "estrategia del rifle y la urna". Después de dos breves treguas (1990 y 1994), el movimiento republicano ha seguido esa filosofía hasta su último alto el fuego, en pie desde 1997, que sirvió para incluir al Sinn Fein en las negociaciones multipartitas que precedieron a la firma del histórico acuerdo de paz del Viernes Santo (1998).

Después del anuncio de hoy, queda por ver si el IRA abandona sus viejos métodos y sus actividades delictivas y adopta exclusivamente el democrático camino de las urnas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol