EMOLTV

Perú intensifica arremetida por el pisco: "En el extranjero sabrán que el nuestro es mejor"

Johnny Schuler, miembro de la Comisión Peruana del Pisco, aseguró a Emol que durante la Guerra del Pacífico oficiales chilenos "probaron el alcohol peruano y dijeron 'pongámosle el mismo nombre al nuestro'".

02 de Agosto de 2005 | 10:00 | Felipe Gálvez Tabach, El Mercurio en Internet

Mínima y diversificada producción
A diferencia de Chile, donde el pisco es producido a nivel industrial, en Perú aún se hace en forma artesanal. Además, no son dos o tres las empresas que lo comercializan, sino alrededor de 500 ó 600 productores, según comenta Johnny Schuler, miembro de la Comisión Peruana del Pisco.

Las ventas del producto peruano ascienden sólo a US $600 mil dólares anuales, afirma el catador, a diferencia de los millones de dólares que vende Chile del producto.

Sólo la Compañía Cervecerías Unidas (CCU) tiene ventas anuales por unos US$ 15 millones a US$ 16 millones en el negocio pisquero.

En este cartel peruano de 2003 se ve un racimo de uvas y la silueta que corresponde al territorio de Chile está completamente vacía y se lee la leyenda "Chile, despídete del pisco".
SANTIAGO.- La lucha por el origen del pisco recién comienza. A pesar de que, según productores peruanos, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) habría reconocido que el origen del vocablo corresponde a ese país, donde no quieren detener la ofensiva para posicionar su producto por sobre el chileno en los mercados internacionales.

Eso se desprende de las palabras del catador Johnny Schuler, miembro de la Comisión Peruana del Pisco, instancia que defiende a ultranza el origen del codiciado alcohol. "El reconocimiento que entregó la OMPI es un respaldo al esfuerzo que estamos haciendo en foros internacionales con el afán de establecer que el pisco es un aguardiente oriundo y propio del Perú", asegura en conversación con Emol.

Gran parte de la campaña por reposicionar al pisco como peruano se basa en el argumento de que Perú utiliza la denominación para su aguardiente desde tiempos de la conquista, mucho antes que en Chile, dicen.

"Acá no está en tela de juicio si Chile producía o no aguardiente. Eso no está en discusión, pero sí hay que decir que ese aguardiente no se llamaba pisco, sino hasta que los oficiales chilenos en la Guerra del Pacífico vienen al Perú, saborean el brebaje peruano y dicen 'pongámosle el mismo nombre al nuestro'", asegura Schuler.

Sin abandonar un tono afable, el catador se cuestiona: "¿Por qué el de ustedes no se llamó Coquimbo? Habría sido un lindo nombre".

"Chile ha hecho un mejor trabajo"

La disputa por el nombre del pisco entre Chile y Perú no es nueva. Pero la semana pasada saltó nuevamente al debate tras el "golpe" dado por el país vecino que celebró como con fiesta de fin de año el supuesto reconocimiento internacional de la OMPI.

Sin embargo, en Chile tanto productores como el Gobierno están tranquilos ante esta arremetida. El Canciller Ignacio Walker salió al paso y aclaró que el organismo sólo aceptó una solicitud peruana de indagar, pero no se ha decidido nada.

A tal grado llega la defensa peruana de la denominación pisco, que el Gobierno del presidente Alejandro Toledo ordenó hace un tiempo que en las recepciones oficiales en el país, y en las representaciones diplomáticas en el extranjero, se brinde con pisco peruano, en vez del champagne como era usual.

Schuler reconoce que el tema está lejos de acabar, a tal punto que incluso la Organización Mundial de Comercio intervendría para dirimirlo.

"Ésta no es una disputa caprichosa, porque va a ser muy difícil corregir la historia. La generación joven chilena no tiene otra idea sino la de que el pisco es chileno (...) pero vamos a argumentar en el extranjero que en Chile no se hace el pisco igual que en Perú, y que el original es el nuestro. El de ustedes no se llamó pisco sino hasta que probaron el nuestro", afirma.

El miembro de la Comisión Peruana del producto reconoce que Chile fue mucho más visionario y aprovechó la denominación en beneficio de su propia producción.

"Chile ha hecho un mejor trabajo de expandir el producto por el mundo. Eso es innegable. Nosotros al pisco lo maltratamos y lo tratamos igual como si fuera un alcohol importado", reconoce.

El mea culpa continúa: "Al pisco lo abandonamos, le dimos la espalda a nuestro producto, no nos preocupamos, dejamos que se adultere, porque el peruano común no conoce del pisco".

Sin embargo, la confianza de Schuler está en el trabajo que actualmente se está haciendo para reposicionar el producto en los mercados donde hoy se comercializa con éxito la destilación del fermento de jugo de uva chilena.

"Nosotros egoístamente pensamos que nuestro producto es más agradable que el suyo. Estamos convencidos que al llegar al mercado internacional, la gente sabrá reconocer que es así. Perú se está reencontrando con el pisco, lo hemos redescubierto", puntualiza.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol