EMOLTV

Campesinos secuestran a trabajadores de minera en Perú

Los autores exigen el retiro de una empresa por supuesto riesgo ambiental.

07 de Agosto de 2005 | 19:58 | DPA
LIMA.- El viceministro peruano de Minas, Rómulo Mucho, confirmó hoy que tres trabajadores de la minera Majaz en el departamento de Piura fueron secuestrados por un grupo de campesinos que exigen el retiro de la empresa por supuesto riesgo ambiental.

"Esperamos que esa situación no tenga mayores consecuencias. Los secuestrados son gente de la misma zona, a quienes se le ha sometido a aseos ronderiles", dijo Mucho, al explicar que se trata de una metodología de "castigo y flagelación".

El pasado lunes, miles de campesinos, en su mayoría "ronderos" (civiles armados legalmente para enfrentar a organizaciones delictivas), atacaron el campamento Río Blanco en Piura con el argumento de que la minera contamina el ambiente y no contribuye al desarrollo de la zona.

Los enfrentamientos con la policía dejaron un campesino muerto y 19 heridos.

El gobierno formó una comisión encabezada por el viceministro Mucho para solucionar el conflicto, pero las conversaciones se paralizaron hace tres días después de nuevos enfrentamientos entre campesinos y efectivos del orden.

El representante del Ejecutivo exhortó a la población a respetar el Estado de derecho y dijo que se está actuando "de manera abusiva".

Fondos del narcotráfico

Según un informe publicado hoy por el diario limeño "El Comercio", la movilización de los campesinos para atacar el campamento minero fue financiada por un municipio local y el narcotráfico.

Dico, el Concejo Provincial de Ayabaca entregó 15.000 soles (unos 4.500 dólares) para esa marcha, mientras que los aportes del narcotráfico, que sumarían varios miles de soles, sirvieron para el traslado y la alimentación de los comuneros.

"Sólo en este año se decomisaron 76.000 plantaciones de amapola en Ayabaca y no olvidemos que el distrito de Aragoto es una zona de libre tránsito de droga. Al narcotráfico no le conviene que una mina se instale en sus dominios", señalaron fuentes allegadas a la policía en Ayabaca.

El diario sostiene que la desinformación es alarmante entre los campesinos de Ayabaca, pues ellos creen que la minera ya extrae minerales y contamina los ríos y campos de cultivo, cuando en realidad la empresa se encuentra en fase de exploración en busca de cobre y molibdeno.

Según el gobierno, el 90 por ciento del cultivo de hoja de coca que se produce en el Perú se destina al tráfico ilícito de drogas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol