EMOLTV

Irán retira los sellos de clausura de la AIEA en la central de Isfahan

La reapertura de la fábrica tiene lugar con la aprobación y bajo la supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

10 de Agosto de 2005 | 09:42 | DPA / AFP
TEHERÁN.- Irán retiró hoy los precintos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que sellaban parte de la central nuclear de Isfahan y reanudó la actividad de la instalación para convertir uranio, según dijo el vicedirector de la organización iraní para la energía atómica, Mohammed Saidi.

Inspectores de la AIEA en el lugar dieron luz verde el martes a Teherán para que se retiraran los precintos de la instalación sellada en diciembre pasado. Cuatro cámaras de vigilancia han sido instaladas y probadas.

Según Saidi, la reapertura de la fábrica tiene lugar con la aprobación y bajo la supervisión de la AIEA.

El pasado lunes se puso en marcha parte de la central en la que el mineral de uranio se transforma en el gas hexafluoruro de uranio. En opinión de la Unión Europea, con este paso se están infringiendo los acuerdos con París firmados en noviembre pasado, en los que Teherán se comprometió temporalmente a suspender el procesamiento y el enriquecimiento de uranio.

La central de Isfahan fue cerrada y sellada por la AIEA en diciembre. Irán ha anunciado que de momento no retomará el enriquecimiento de uranio.

Conversión del "yellowcake"

La fábrica de conversión de uranio de Isfahan fue probada industrialmente en 2004, antes de que Irán aceptara suspender sus actividades y someterla a la supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

En dicho lugar, Irán transformará el "yellowcake", un polvo de mineral de uranio concentrado extraído de las minas del desierto iraní, en tetrafluoruro(UF4) y luego hexafluoruro (UF6) de uranio.

Al introducir estos gases en centrifugadoras se obtiene uranio.

Las centrifugadoras de la planta de Natanz, a un centenar de kilómetros al norte de Isfahan, también están bajo supervisión de la AIEA.

Irán asegura querer enriquecer solamente uranio a un 3,5% para fabricar combustible para sus centrales nucleares civiles. Pero este uranio fuertemente enriquecido podría servir para fabricar bombas atómicas.

Irán aceptó en octubre de 2003 suspender sus actividades de enriquecimiento, pero la AIEA lo presionó para que extendiera la suspensión a todas las actividades vinculadas, como la conversión y la construcción de centrifugadoras.

De todos modos, la agencia atómica aceptó que la planta de Isfahan convirtiese, bajo su supervisión, unas 37 toneladas de "yellowcake" en 2004 a título experimental, antes de suspender sus actividades.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol